Marruecos: Periodistas podrían ser encarcelados por enseñar a usar aplicación de teléfono móvil

El juicio que se celebra mañana contra siete periodistas y activistas de Marruecos por impartir un curso a periodistas ciudadanos podría sentar un peligroso precedente en la restricción de la libertad de expresión, ha declarado Amnistía Internacional.

Siete personas están procesadas en Rabat tras organizar un programa de formación sobre periodismo ciudadano y el uso de teléfonos inteligentes.

“El juicio de estos periodistas es un preocupante precedente para la libertad de prensa en Marruecos. Las acusaciones de que los periodistas y ciudadanos que informan libremente en su país ponen en peligro la seguridad del Estado, y el riesgo de que sean encarcelados, son profundamente alarmantes”, afirmó Magdalena Mughrabi, directora adjunta temporal del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Las acusaciones de que los periodistas y ciudadanos que informan libremente en su país ponen en peligro la seguridad del Estado, y el riesgo de que sean encarcelados, son profundamente alarmantes.
Magdalena Mughrabi, directora adjunta temporal del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional

Cinco de las personas enjuiciadas, el historiador Maati Monjib entre ellas, están acusadas de “amenazar la seguridad interna del Estado” mediante “propaganda” que podría poner en peligro “la lealtad que los ciudadanos deben al Estado y a las instituciones del pueblo marroquí” en virtud del artículo 206 del Código Penal, según los documentos judiciales. De ser declaradas culpables, podrían ser condenadas a penas de hasta cinco años de prisión.

Maati Monjib también está acusado de “fraude”. Los dos procesados restantes, los periodistas Maria Moukrim y Rachid Tarik, están acusados de “recibir financiación extranjera sin notificarlo a la Secretaría General del gobierno.”

Amnistía Internacional pide a las autoridades que retiren los cargos contra las siete personas enjuiciadas.

En los últimos meses, el gobierno marroquí ha pregonado reformas judiciales de gran repercusión, incluida una revisión del Código Penal. El proyecto de ley que modifica el Código Penal, aprobado por el gobierno el 9 de junio, incluye algunas propuestas positivas para los derechos humanos, pero deja sin modificar el artículo 206, que se usa para violar la libertad de expresión, poniendo así de relieve que el Código sigue teniendo graves deficiencias.

“Las autoridades de Marruecos deben retirar inmediatamente estos escandalosos cargos contra estos siete periodistas y activistas. Deben revocar o modificar el artículo 206 del Código Penal para que deje de poder usarse para restringir arbitrariamente la libertad de expresión”, concluyó Magdalena Mughrabi.

StoryMaker es una aplicación segura para telefonía móvil que sirve para crear historias; desarrollada por Free Press Unlimited (FPU), el Guardian Project y Small World News, permite a los periodistas ciudadanos publicar contenido de forma anónima si así lo desean. FPU informó hace poco de que su petición de reunirse con las autoridades marroquíes para explicar su trabajo y la aplicación StoryMaker no había recibido respuesta. FPU pide a las autoridades marroquíes que retiren los cargos contra las siete personas procesadas y no someta a juicio la libertad de expresión.

Información complementaria

Las personas procesadas son las siguientes:

Maati Monjib, de 54 años, historiador y fundador del Centro de Estudios y Comunicación Ibn Rochd, presidente de la ONG Libertad Ya (que creó junto con Ali Anouzla) y miembro de la Asociación Marroquí de Periodismo de Investigación (AMJI). Comentarista habitual de la política marroquí en medios de comunicación internacionales, centros de estudios y foros académicos, se cree que es una figura clave contra la que está dirigido este juicio.

Abdessamad Ait Aicha (conocido como Samad Iach), de 31 años, periodista y ex empleado del Centro de Estudios y Comunicación Ibn Rochd y miembro de la AMJI.

Hicham Mansouri, de 35 años, periodista y ex empleado de la AMJI, excarcelado recientemente tras cumplir una pena de 10 meses de prisión, condena que Amnistía Internacional considera tuvo motivación política.

Hicham Khreibchi (conocido como Hicham Al Miraat), de 39 años, doctor en medicina, fundador y ex presidente de la Asociación de Derechos Digitales (ADN), así como ex director de relaciones institucionales de Global Voices.

Mohamed Sber, de 44 años, presidente de la Asociación Marroquí para la Educación de la Juventud (AMEJ).

Maria Moukrim, de 39 años, periodista y ex presidenta de la AMJI.

Rachid Tarik, de 62 años, periodista (retirado) y presidente de la AMJI.

Varias de estas personas son también ex simpatizantes o miembros del Movimiento 20 de Febrero, movimiento de protesta pacífico a favor de la democracia y anticorrupción de Marruecos que surgió en 2011 en el contexto de los levantamientos populares de la región.