Víctimas de entrega de la CIA demandan a Rumania y a Lituania ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Las vistas que van a celebrarse hoy ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en sendos casos cruciales contra Rumania y Lituana por complicidad en los programas de entrega y detención secreta dirigidos por la CIA marcan un hito para la rendición de cuentas, ha declarado Amnistía Internacional.

Un gran número de Estados europeos intervinieron para facilitar la tortura y la desaparición forzada de personas a manos de la CIA tras los atentados del 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos. En este caso concreto, los dos hombres, Abd al Rahim al Nashiri y Zayn al Abidin Muhammad Husayn, conocido también como Abu Zubaydah —ambos actualmente bajo custodia de Estados Unidos en Guantánamo— fueron sometidos a torturas, incluidos simulacros de ahogamiento, en centros secretos de la CIA.

Rumania y Lituania nunca han rendido cuentas de su participación directa en los programas de entrega y detención secreta de la CIA. Las vistas de hoy son una ocasión para que los abogados de las víctimas expongan los hechos ante el Tribunal Europeo con la esperanza de que eso contribuya a romper la conspiración de silencio.
Julia Hall, experta de Amnistía Internacional en antiterrorismo y derechos humanos en Europa

“Rumania y Lituania nunca han rendido cuentas por su participación directa en los programas de entrega y detención secreta de la CIA. Las vistas de hoy son una ocasión para que los abogados de las víctimas expongan los hechos ante el Tribunal Europeo con la esperanza de que eso contribuya a romper la conspiración de silencio”, ha afirmado Julia Hall, experta de Amnistía Internacional en antiterrorismo y derechos humanos en Europa.

Pese a que un informe del Comité Selecto de Inteligencia del Senado de Estados Unidos de diciembre de 2014 contenía detalles de las torturas que sufrieron Al Nashiri y Abu Zubaydah a manos de la CIA, los tribunales estadounidenses vienen negándose a juzgar casos relacionados con las operaciones de la Agencia y hasta la fecha no ha habido prácticamente ninguna rendición de cuentas por estos abusos en Estados Unidos.

Del mismo modo, en febrero de 2016, el secretario general del Consejo de Europa cerró su investigación abierta en virtud del artículo 52 del Convenio Europeo de Derechos Humanos sobre el papel de los Estados europeos en el programa de entrega y detención secreta de la CIA, infligiendo un duro golpe a la rendición de cuentas. Las actuales vistas del Tribunal Europeo son la última oportunidad para exponer los hechos ocurridos tras el programa de entrega de la CIA en estos países.

“Las vistas de hoy sobre las violaciones de derechos humanos cometidas en Rumania y Lituania son aún más importantes si se tiene en cuenta que estas víctimas de tortura no tienen otras vías para exigir cuentas”, concluyó Julia Hall.

Amnistía Internacional es parte, junto con la Comisión Internacional de Juristas, de estas actuaciones ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos iniciadas por Al Nashiri contra Rumania y Abu Zubaydah contra Lituania. La organización ha sido asimismo parte en otros casos similares iniciados ante el Tribunal Europeo, como el de las alegaciones formuladas por los mismos hombres contra Polonia, que desembocaron en una sentencia de julio de 2014 contra este país por su participación en las operaciones de la CIA.