Uganda: El presidente Al Bashir deber ser detenido y entregado a la CPI

Uganda debe detener de inmediato al presidente sudanés Omar al Bashir y entregarlo a la Corte Penal Internacional (CPI), ha manifestado Amnistía Internacional hoy. Omar Al Bashir, que figura en la lista de personas buscadas de la CPI, ha llegado a Kampala esta mañana para asistir a la toma de posesión del presidente Yoweri Museveni.

“Uganda debe cumplir con sus obligaciones internacionales y detener a Omar Al Bashir, a quién se busca por cargos de genocidio”, ha señalado Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos.

“Como Estado signatario del Estatuto de Roma, Uganda tiene la obligación ineludible de entregarlo a la CPI. No hacerlo supone un incumplimiento de su deber y representa una traición cruel a los centenares de miles de personas muertas y desplazadas durante el conflicto de Darfur.”

El Consejo de Seguridad de la ONU remitió la situación de Darfur, Sudán, a la CPI en 2005. Desde 2009 hay pendientes órdenes de detención contra el presidente Al Bashir por cargos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, cometidos presuntamente en Darfur de 2003 a 2008.

No se puede permitir que el presidente Al Bashir continúe eludiendo la acción de la justicia.
Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos

En un fallo reciente, el Tribunal Supremo de Sudáfrica calificó de “vergonzoso” el comportamiento de las autoridades del país por no haber detenido al presidente Al Bashir, como era su obligación en virtud de la legislación sudafricana de implementación del Estatuto de Roma, cuando viajó a Johannesburgo para asistir a la Cumbre de la Unión Africana en junio de 2015.

En marzo de 2010, el Parlamento de Uganda aprobó el proyecto de Ley de la Corte Penal Internacional, por el que se incorporaba plenamente el derecho de la CPI a la legislación ugandesa. La Ley prevé también la detención y entrega de sospechosos a la CPI. En noviembre de 2015, en su intervención en la Asamblea de los Estados Partes en el Estatuto de Roma de la CPI, el representante de Uganda manifestó que su país se había comprometido a prestar “apoyo a la CPI en la lucha contra la impunidad” y que este compromiso seguía siendo “firme”. Sin embargo, Uganda también se ha mostrado a veces crítica con la CPI.

“No se puede permitir que el presidente Al Bashir continúe eludiendo la acción de la justicia”, ha afirmado Muthoni Wanyeki.

“El gobierno del presidente Museveni debe proceder ya a detenerlo para garantizar que el próximo vuelo que tome es con rumbo directo a La Haya, donde lo aguarda la justicia”.