Angola: La excarcelación de un activista tras su apelación es un triunfo para la justicia largo tiempo esperado

La puesta en libertad del defensor de los derechos humanos José Marcos Mavungo, tras aceptar el Tribunal Supremo de Angola su recurso contra una condena de seis años, es un triunfo para la justicia largo tiempo esperado, ha manifestado Amnistía Internacional.

José Marcos Mavungo no debería haber estado ni un solo minuto en la cárcel.
Deprose Muchena, director de Amnistía Internacional para África austral

Ha pasado más de un año en prisión desde que fue detenido el 14 de marzo de 2015. El 14 de septiembre lo declararon culpable de “rebelión” por participar en la organización de una manifestación pacífica. Amnistía Internacional lo consideró preso de conciencia.

“José Marcos Mavungo no hizo más que ejercer su derecho a la libertad de reunión y de asociación, por lo que su detención y su posterior juicio por el cargo de rebelión fueron una parodia de justicia”, ha señalado Deprose Muchena, director de Amnistía Internacional para África austral.

La decisión del Tribunal Supremo de Angola demuestra que hay todavía jueces que se guían por el Estado de derecho.
Deprose Muchena

“Aunque hay que celebrar que haya sido puesto en libertad, José Marcos Mavungo no debería haber estado ni un solo minuto en la cárcel. La decisión del Tribunal Supremo de Angola demuestra que hay todavía jueces que se guían por el Estado de derecho.

Información complementaria

José Marcos Mavungo fue detenido el 14 de marzo de 2015 y acusado de “sedición” por organizar una manifestación pacífica.  El 19 de marzo de 2015, el tribunal determinó que el cargo era infundado.

El 27 de mayo de 2015 fue acusado formalmente de “rebelión”, pero no se le informó de manera oficial de ello hasta el 22 de junio. Su juicio comenzó el 25 de agosto, y fue declarado culpable el 14 de septiembre. Estuvo en prisión preventiva desde el momento de su detención.

El Tribunal Supremo de Angola vio el recurso de apelación el 19 de mayo y absolvió al activista. Determinó que no había pruebas para declararlo culpable.