Pakistán: El gobierno debe impartir justicia para las víctimas del atentado con explosivos contra un autobús en Peshawar

Las autoridades pakistaníes deben investigar con prontitud, exhaustividad y eficacia el atentado con explosivos perpetrado esta mañana contra un autobús en Peshawar en el que murieron al menos 15 personas y 25 resultaron gravemente heridas, y poner a los presuntos responsables a disposición judicial para que sean juzgados en juicios justos, ha afirmado Amnistía Internacional.

“No hay justificación posible para los ataques intencionados contra civiles ni los ataques indiscriminados. Las personas responsables del atentado han mostrado desprecio por el derecho a la vida y los principios fundamentales de humanidad”, ha afirmado Champa Patel, directora de la Oficina de Amnistía Internacional para el Sureste Asiático y Oceanía.

Las personas responsables del atentado han mostrado desprecio por el derecho a la vida y los principios fundamentales de humanidad.
Champa Patel, directora de la Oficina Regional para el Sur de Asia de Amnistía Internacional

Según información publicada en los medios de comunicación, el material explosivo se hallaba en una caja de herramientas y fue detonado, desde una ubicación remota, en el interior del autobús, alquilado de forma privada para transportar a funcionarios públicos desde Mardan a la capital provincial. Ningún grupo o particular ha reivindicado aún la autoría de la explosión.

“Además de proporcionar a las víctimas y sus familias acceso a la justicia o reparación, las autoridades pakistaníes deben garantizar que su respuesta a esta atrocidad cumple el derecho internacional de los derechos humanos. Está meridianamente claro que matar a personas en nombre de la ‘lucha contra el terrorismo’ no ha servido en absoluto para proteger a la población civil frente a este tipo de ataques”, ha afirmado Champa Patel.

Está meridianamente claro que matar a personas en nombre de la ‘lucha contra el terrorismo’ no ha servido en absoluto para proteger a la población civil frente a este tipo de ataques.
Champa Patel

Pese a que se ha llevado a cabo una ofensiva militar en el norte del país y se está aplicando el “Plan de Acción Nacional” para combatir el terrorismo, en varias regiones de Pakistán continúan los ataques indiscriminados.

En esta misma región también se han perpetrado atentados recientemente. En enero, 22 personas perdieron la vida cuando unos hombres armados asaltaron la universidad Bacha Khan de Charsadda. El 8 de marzo, 18 personas murieron y 31 resultaron heridas en la ciudad de Charsadda, a 30 kilómetros de Peshawar, en un atentado suicida perpetrado ante el tribunal de distrito. Jamatul Ahrar, facción disidente del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (Tehreek-i-Taliban Pakistan, TTP) reivindicó la responsabilidad del atentado perpetrado ante el tribunal; sin embargo, la información sobre la autoría del atentado en la universidad Bacha Khan es contradictoria.