Cumbre UE-Turquía: No se laven las manos respecto a los derechos de las personas refugiadas

Los intentos de los dirigentes europeos de utilizar a Turquía como guardia fronterizo para contener a los refugiados y solicitantes de asilo que se dirigen hacia la Unión Europea son una peligrosa y deliberada estratagema para rehuir sus responsabilidades hacia personas que huyen de la guerra y la persecución, advierte Amnistía Internacional ante la reunión que celebrarán hoy en Bruselas los líderes de la UE y Turquía.

Los esfuerzos de la UE para abordar la crisis de refugiados se han centrado en asegurarse de que los refugiados y solicitantes de asilo se quedan en Turquía, en lugar de compartir la responsabilidad de su protección y su ayuda.

“Utilizar a Turquía como 'tercer país seguro' es absurdo. Muchos refugiados siguen viviendo en terribles condiciones, algunos han sido devueltos a Siria y las fuerzas de seguridad incluso han disparado contra sirios que trataban de cruzar la frontera”, afirma Gauri van Gulik, directora adjunta del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“Europa tiene la obligación absoluta de proteger a los refugiados, y debe tomar una audaz decisión: adoptar por la vía rápida procedimientos de reasentamiento con carácter de urgencia.”

Amnistía Internacional ha documentado detenciones y expulsiones ilegítimas de refugiados y solicitantes de asilo por parte de Turquía desde el acuerdo inicial del Plan de Acción Conjunto UE-Turquía, en octubre de 2015. La organización sigue recibiendo informes de devoluciones forzosas de refugiados de Turquía a Siria.

A pesar de los positivos esfuerzos realizados por Turquía para acomodar a los refugiados sirios, muchos de ellos viven en condiciones desesperadas, y cientos de miles de niños sirios no están escolarizados. Los solicitantes de asilo de otros países se enfrentan a problemas similares y siguen en un limbo legal, sin que se tramiten sus solicitudes para que se les reconozca su condición de refugiados.

Actualmente la UE ofrece a Turquía tres mil millones de euros como parte del plan de acción conjunto sobre migración UE-Turquía.

“Para que la UE entregue a Turquía esta enorme suma, tan necesaria, debe tener la absoluta garantía de que se utilizará para apoyar a los refugiados y que las actuales violaciones de derechos humanos cesarán por completo”, ha declarado Gauri van Gulik.

Para que la UE entregue a Turquía esta enorme suma, tan necesaria, debe tener la absoluta garantía de que se utilizará para apoyar a los refugiados y que las actuales violaciones de derechos humanos cesarán por completo.
Gauri van Gulik, directora adjunta del Programa Regional para Europa y Asia Central.

 

Con tres millones de refugiados, Turquía es ya el país que más refugiados acoge en el mundo. A su frontera con Siria han llegado decenas de miles más en busca de seguridad. Según datos de ACNUR, el 91 por ciento de las personas que pasan de Turquía a Grecia por mar desde el 1 de enero de 2016 proceden de Siria, Afganistán o Irak, y por consiguiente es muy probable que necesiten protección internacional.

“Es inaceptable esperar que la responsabilidad de los refugiados y solicitantes de asilo recaiga totalmente sobre un país que ya alberga a tres millones de refugiados.”