Bahréin: encarcelada una activista de derechos humanos por romper una foto

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades bahreiníes a dejar inmediatamente en libertad a Zainab Al-Khawaja, la activista de derechos humanos que fue detenida ayer junto con su bebé, de nombre Hadi.

“Zainab Al-Khawaja y su familia han estado constantemente en el punto de mira de las autoridades bahreiníes por haber denunciado violaciones de derechos humanos”, declaró James Lynch, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“Su condena se debe sólo al hecho de haber roto unas fotos y de haber intentado visitar a su padre en la cárcel. Si esta detención implica el inicio del cumplimiento de su condena, se convertirá en una presa de conciencia, recluida únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión”.

Según su hermana, Maryam Al-Khawaja, en la tarde de ayer llegaron al domicilio de Zainab Al-Khawaja 15 todoterrenos de la policía, que bloquearon toda la calle.


Zainab Al-Khawaja se ha destacado en Bahréin como activista de derechos humanos desde el levantamiento de 2011, y ya ha pasado casi un año y medio en prisión. Actualmente se enfrenta a una condena de tres años y un mes, además de una multa de 3.000 dinares bahreiníes, por diversas causas judiciales abiertas en su contra, una de ellas por haber roto una foto del rey.  Si no paga la multa, su pena de prisión se ampliará en aproximadamente un año y medio.

Su padre, el conocido activista y preso de conciencia Abdulhadi Al-Khawaja, lleva desde 2011 cumpliendo una condena de cadena perpetua. Asimismo, su hermana Maryam Al-Khawaja ha sido acusada de “agresión a agentes de policía” que la estaban sometiendo a un registro.

En declaraciones a Amnistía Internacional Maryam Al-Khawaja, que vive fuera de Bahréin, confesó sospechar que esta nueva detención de Zainab se deba a su reciente y explícita condena de las violaciones de derechos humanos que tienen lugar en Bahréin.

“El derecho internacional no reconoce los absurdos cargos que pesan contra Zainab Al-Khawaja, y que ponen de manifiesto hasta dónde están dispuestas a llegar las autoridades bahreiníes para reprimir la libertad de expresión y la disidencia pacífica”, declaró James Lynch.