Egipto: Un tribunal de apelación confirma la pena de prisión de cinco activistas, entre ellos el poeta Ahmed Said

La sentencia dictada hoy por un tribunal de apelación, que confirma la pena de dos años de prisión impuesta a cinco activistas condenados por su presunta participación en una protesta el año pasado, es un ejemplo más del carácter injusto y arbitrario del sistema de justicia penal de Egipto. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

Ahmed Said, cirujano y poeta, era uno de los cinco activistas detenidos y encarcelados en noviembre de 2015 por su presunta participación en una protesta. No obstante, según los abogados defensores que trabajan en el caso, no hay pruebas que demuestren que la protesta, como manifiesta el informe de la investigación llevada a cabo por la Agencia de Seguridad Nacional, se celebrara.

El informe se basa en las investigaciones de un único agente de la Agencia de Seguridad Nacional, pero al menos dos de los activistas afirman haber sido sometidos a tortura y malos tratos durante el interrogatorio. Algunos de los delitos por los que fueron condenados, como celebrar una reunión sin permiso, son en sí contrarios a las normas internacionales, pues penalizan el ejercicio de derechos humanos protegidos, mientras que otros cargos, como el de alteración del tráfico, eran infundados.

“La sentencia de hoy, dictada justo después del aniversario de la 'Revolución del 25 de enero', es otra triste señal más de que el sistema de justicia penal egipcio no es adecuado para su propósito”, ha manifestado Said Boumedouha, director adjunto del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

La sentencia de hoy, dictada justo después del aniversario de la “Revolución del 25 de enero”, es otra triste señal más de que el sistema de justicia penal egipcio no es adecuado para su propósito.
Said Boumedouha, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África

“Para empezar, Ahmed Said y los demás activistas no deberían haber sido juzgados. Su caso es un demoledor ejemplo más de la implacable campaña emprendida por el gobierno para acallar las voces independientes y críticas y reprimir a los activistas en el Egipto de hoy día.”

Amnistía Internacional seguirá pidiendo la liberación de los cinco activistas, entre los que se encuentran también Mostafa Ibrahim Mohamed Ahmed, Karim Khaled Fathy, Mohamed Abdel Hamid y Gamila Seryel Dain.