República Centroafricana: Las investigaciones de la ONU sobre nuevas denuncias de abusos sexuales subrayan la necesidad de que las tropas de mantenimiento de la paz rindan cuentas

La aplaudida decisión de la ONU de investigar nuevas denuncias de explotación y abusos sexuales por parte de las tropas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en la República Centroafricana pone de manifiesto una vez más la necesidad de introducir reformas adicionales y de que los responsables comparezcan ante la justicia. Así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

El representante especial del secretario general de la ONU en la República Centroafricana, Parfait Onanga-Anyanga, confirmó ayer que personal de UNICEF había entrevistado a cuatro niñas que, al parecer, habían sufrido abusos a manos de soldados de mantenimiento de la paz. El representante especial pidió a los países que contribuyen con tropas que abran su propia investigación, y brindó el apoyo de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la ONU.

“La información sobre nuevas denuncias de explotación y abusos sexuales resulta sumamente inquietante, y pone de manifiesto cuánto queda aún por hacer para erradicar esta práctica recurrente. La investigación es una satisfactoria señal de buenas intenciones, pero las promesas de tolerancia cero deben cumplirse, y los responsables deben comparecer ante la justicia en juicios con las debidas garantías”, ha manifestado Stephen Cockburn, director regional adjunto de Amnistía Internacional para África Occidental y Central.

“No debemos perder de vista el terrible trauma que han sufrido estas niñas, cuyo bienestar es primordial. Deben tomarse medidas para garantizar su derecho a atención médica posterior a la violación.”

Las promesas de tolerancia cero deben cumplirse, y los responsables deben comparecer ante la justicia en juicios con las debidas garantía.
Stephen Cockburn, director regional adjunto de Amnistía Internacional para África Occidental y Central

Las denuncias más recientes han venido precedidas de una serie de casos más de explotación y abusos sexuales en la República Centroafricana. Un grupo de expertos independientes condenó recientemente la respuesta de la ONU a las denuncias que indicaban que soldados de mantenimiento de la paz franceses y de otras nacionalidades habían abusado sexualmente de niños en un campo para personas desplazadas en 2014. En agosto de 2015, Amnistía Internacional recopiló indicios que sugerían enérgicamente que una niña de 12 años había sido violada por miembros de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU.

En diciembre de 2015, un grupo de expertos independientes designados por la ONU condenó la respuesta de las Naciones Unidas.