Nigeria: Se pide investigación imparcial sobre la muerte de un hombre tras ser golpeado por soldados

Los nuevos y preocupantes indicios de palizas infligidas por soldados nigerianos hasta matar a un hombre y causar lesiones a otros seis en el estado septentrional de Yobe son un terrible recordatorio de que hay elementos en el ejército de Nigeria a los que es preciso poner freno, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

La organización pide que realice con prontitud una investigación independiente tras haber recibido fotografías del cadáver Ibrahim Bala donde aparecen marcas y cicatrices causadas por una brutal paliza. Según testigos presenciales, unos soldados lo mataron a golpes la semana pasada.

“La muerte de Ibrahim Bala es un trágico recordatorio de las consecuencias de la impunidad de que disfrutan los militares pese a la comisión generalizada de tortura y otras violaciones graves de derechos humanos. “Los responsables de esta muerte deben ser llevados ante la justicia para ser juzgados con garantías” , ha señalado Netsanet Belay, director de Investigación y Trabajo de Incidencia en África de Amnistía Internacional.

Ibrahim Bala, de 28 años, murió después de que otros seis hombres y él fueran golpeados por los soldados en la ciudad de Damaturu ell 21 de noviembre por la noche y la mañana siguiente. Los habían detenido en sus casas, en el distrito de Bundigari de Damaturu, el sábado por la noche. Los soldados los golpearon con palos a la puerta de sus casas antes de llevarlos al cuartel de Gorang 3, en Damaturu, donde los golpearon de nuevo a la mañana siguiente antes de dejarlos en libertad.

La muerte de Ibrahim Bala es un trágico recordatorio de las consecuencias de la impunidad de que disfrutan los militares pese a la comisión generalizada de tortura y otras violaciones graves de derechos humanos
Netsanet Belay, Amnistía Internacional

Ibrahim Bala sufrió lesiones tan graves en la primera paliza, que no podía tenerse de pie, por lo que los otros detenidos tuvieron que subirlo al vehículo en que los llevaron al cuartel.  Sufrió un colapso cuando los soldados reanudaron las palizas en el cuartel por la mañana. Tras quedar los detenidos en libertad, los familiares de Ibrahim Bala lo llevaron al Hospital General de Sani Abacha, en Damaturu, donde por la tarde los médicos lo declararon muerto.

Amnistía Internacional ha hablado con testigos presenciales de la detención que vieron al menos a 10 soldados golpear a los hombres en las piernas, la espalda y el pecho con grandes palos. Los testigos afirman que los soldados acudieron a la comunidad porque los habían llamado al iniciarse una pelea entre dos jóvenes alrededor de las nueve y media de la noche.

Según la prensa, un portavoz militar declaró no tener conocimiento de la muerte de Ibrahim Bala, pero dijo que se había formado un equipo de investigación cuyo informe se iba a hacer público.

Este suceso forma parte de una constante más general de palizas y muertes bajo custodia militar sobre las que es preciso realizar investigaciones exhaustivas e independientes.
Netsanet Belay, Amnistía Internacional

Como esta muerte parece haber sido causada por tortura, Nigeria tiene la obligación inequívoca de llevar a cabo una investigación independiente, imparcial, transparente y efectiva y garantizar que los responsables son sometidos a juicio con garantías. Con tal fin es preciso que un perito patólogo independiente practique una autopsia. Las víctimas y sus familias y demás personas que dependan de ellas tienen derecho a una reparación, que incluya resarcimiento por las violaciones de derechos humanos que han sufrido.

“Realizar investigaciones de cuyo resultado se informe públicamente es esencial para hacer justicia a Ibrahim y su familia”, ha afirmado Netsanet Belay.

“Aunque también son necesarias las investigaciones internas, este suceso forma parte de una constante más general de palizas y muertes bajo custodia militar sobre las que es preciso realizar investigaciones exhaustivas e independientes. El presidente Buhari ha prometido iniciar tales investigaciones, y este asunto debe tener prioridad en la agenda de nuevo gobierno.”  

Información complementaria

Amnistía Internacional ha documentado y condenado constantes abusos y violaciones de derechos humanos cometidos tanto por el grupo armado Boko Haram como por el ejército nigeriano.

En abril 2015, la organización publicó el informe 'Our job is to shoot, slaughter and kill': Boko Haram’s reign of terror in north-east Nigeria, en el que se determina que Boko Haram ha cometido crímenes de guerra y de lesa humanidad y se pide que se investigue a sus miembros y se les haga rendir cuentas por estos delitos.

En junio de 2015, Amnistía Internacional publicó el informe Stars on their shoulders. Blood on their hands. War crimes committed by the Nigerian military, en el que se determina que el ejército ha cometido crímenes de guerra y actos que podrían constituir crímenes de lesa humanidad. En el informe se piden investigaciones independientes sobre estos crimenes y los nombres de nueve individuos que deben ser investigados por su posible responsabilidad individual o su responsablilidad como superiores en ellos. Ambos informes se pueden consultar en estos enlaces:

https://www.amnesty.org/es/documents/afr44/1360/2015/en/

https://www.amnesty.org/es/documents/afr44/1657/2015/en/

https://www.amnesty.org/es/documents/afr44/1661/2015/es/ (resumen ejecutivo en español)