Israel / Territorios Palestinos Ocupados: Todos los ataques deliberados contra la población civil son reprobables e injustificados

No puede haber justificación alguna para el aluvión de ataques letales deliberados contra civiles cometidos por palestinos la pasada semana en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados, que demuestran un claro desprecio por la vida humana, ha dicho Amnistía Internacional.

En los dos últimos ataques, palestinos de la Cisjordania ocupada mataron el jueves a cinco civiles: tres israelíes, un estadounidense y un palestino.

“Mientras continúa la espiral de tensión, la semana pasada hemos visto una serie de reprobables ataques de palestinos contra civiles israelíes. La intención de los atacantes parece haber sido matar a personas que suponían que eran judíos israelíes", ha dicho Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Atacar de forma deliberada a la población civil vulnera uno de los principios más fundamentales del derecho internacional y nunca puede estar justificado. Tanto las autoridades israelíes como las palestinas deben asegurarse de tomar medidas, con arreglo a sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos, para proteger el derecho a la vida y poner en manos de la justicia a las personas responsables de tales ataques para que sean juzgadas con garantías. Israel también debe poner fin a prácticas como la demolición de viviendas, que son un castigo colectivo para la población palestina."

Atacar de forma deliberada a la población civil vulnera uno de los principios más fundamentales del derecho internacional y nunca puede estar justificado.
Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional

Asimismo, Amnistía Internacional ha documentado en los dos últimos meses una constante de homicidios ilegítimos –incluidas ejecuciones extrajudiciales– de civiles palestinos a manos de las fuerzas israelíes, y una serie de ataques de colonos israelíes contra civiles y viviendas palestinas.

El jueves, en el sur de Tel Aviv, un palestino apuñaló y mató a dos civiles a la entrada de una sinagoga. Según los informes, era el momento de la oración del mediodía, y el atacante había intentado entrar en la sinagoga pero los fieles se lo habían impedido. El atacante fue detenido por las fuerzas israelíes.

Ese mismo día, en otro incidente en el que resultaron muertos tres civiles, un palestino disparó contra un autobús israelí y después embistió con su automóvil a otro vehículo cerca del asentamiento ilegal de Gush Etzion, en la Cisjordania ocupada. Las fuerzas israelíes detuvieron al atacante.

Los muertos israelíes fueron identificados como Reuven Aviram, de 51 años, Aharon Yeseaev, de 32 y Rabbi Yakov Don, de 49. El ciudadano estadounidense fue identificado como Ezra Schwarz, de 18 años, y el palestino como Shadi Arfa, de 24.

Hace una semana, el viernes 13 de noviembre, un palestino disparó y mató a dos civiles israelíes que conducían por una carretera en el sur de la Cisjordania ocupada. Las fuerzas israelíes detuvieron al presunto homicida.

En la última semana, las fuerzas israelíes también han matado a cinco palestinos. Según informes, dos murieron por disparos durante protestas, y los otros tres fueron abatidos durante enfrentamientos armados con el ejército israelí. Otros dos palestinos murieron a causa de las heridas que les causaron los disparos de las fuerzas israelíes durante las protestas del 11 y el 12 de noviembre. Las fuerzas israelíes tienen un historial de uso injustificado o excesivo de la fuerza contra manifestantes palestinos. Con frecuencia los palestinos han sido víctimas de homicidio ilegítimo cuando no suponían ninguna amenaza directa para la vida.