Egipto: El asalto armado contra una ONG de periodismo tiene todas las trazas de ser un ataque más contra los medios de comunicación independientes

El asalto armado lanzado hoy contra una ONG de periodismo en El Cairo supone una peligrosa escalada de la represión que las autoridades están ejerciendo sobre la libertad de expresión y asociación. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

Un grupo de miembros de las fuerzas de seguridad, armados y enmascarados, irrumpió esta mañana en las oficinas de la Fundación Mada para el Desarrollo de los Medios de Comunicación y detuvo a todos los miembros del personal presentes. Los motivos del asalto no están claros pero, según la información de la que dispone Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad no llevaban una orden de registro o de detención emitida por la fiscalía, conforme establece la ley egipcia.

“El lanzar un asalto armado contra una ONG que trabaja para ampliar la capacidad de los periodistas transmite un mensaje claro y escalofriante de que en el Egipto actual no se tolerarán el periodismo independiente ni las actividades de la sociedad civil. Se trata de un asalto ilegal, que tiene todas las trazas de ser un intento más de reprimir el periodismo independiente en el país”, ha manifestado Said Boumedouha, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Los profesionales de los medios de comunicación y los trabajadores de las ONG deben poder llevar a cabo su labor legítima sin temor, intimidación ni acoso. Las autoridades egipcias deben explicar por qué han atacado la ONG, y deben poner de inmediato en libertad a cualquier persona que se encuentre detenida por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y asociación.”

Se trata de un asalto ilegal, que tiene todas las trazas de ser un intento más de reprimir el periodismo independiente en el país.
Said Boumedouha

Las fuerzas de seguridad irrumpieron en la ONG poco después de que unos policías vestidos de civil llegaran a las oficinas pidiendo reunirse con el director de la organización, Hisham Gaffar. Entraron por la fuerza en la caja de seguridad y confiscaron documentos y equipo de la oficina. A las empleadas les permitieron marcharse más tarde, pero unos 20 miembros varones del personal, entre ellos limpiadores, guardias de seguridad, e incluso un repartidor de comida, continúan detenidos en el edificio.

A Hisham Gaffar lo llevaron posteriormente a su casa unos miembros de las fuerzas de seguridad que procedieron a registrar el domicilio. Cuando el hijo de Hisham llegó a las oficinas, los miembros de las fuerzas de seguridad lo golpearon y lo detuvieron.

Las autoridades egipcias tienen un historial terrible de asaltos arbitrarios a ONG, tanto durante el gobierno del ex presidente Hosni Mubarak como en el periodo posterior al levantamiento de 2011. Ha habido ONG que han sido atacadas varias veces, y cuyo personal ha sido detenido y llevado a lugares desconocidos donde ha sido sometido a malos tratos.

La Fundación Mada para el Desarrollo de los Medios de Comunicación es una ONG que trabaja para fomentar la capacidad de los periodistas locales.