Relatos de Ayotzinapa, un año después

El 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa fueron sometidos a desaparición forzada en Iguala, estado de Guerrero.  Semanas más tarde se encontraron los restos calcinados de uno de ellos. Los otros 42 siguen desaparecidos.

Estos son relatos de las personas que siguen buscándolos.

Omar García – Estudiante de segundo año de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos “Ayotzinapa” en Iguala, Guerrero, México.

En la noche del viernes 26 de septiembre de 2014, Omar García, de 24 años, estaba escribiendo un artículo para la escuela cuando recibió una llamada desesperada de uno de sus amigos que estaba en un autobús en el pueblo de Iguala, cerca de donde él estaba.

Su amigo le dijo que oficiales de policía estaban disparando indiscriminadamente a un grupo de estudiantes que estaban cruzando el pueblo de camino a una manifestación en la Ciudad de México para conmemorar la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968, contra estudiantes desarmados.

“Estaba sorprendido y alarmado. Salí de mi habitación y empecé a llamar a mis compañeros. ‘¡Les están disparando a nuestros compañeros en Iguala! ¡Tenemos que ir!’, grité. Todo el mundo estaba desconcertado”, dijo.

“Unos 30 de nosotros fuimos para Iguala. Cuando llegamos empezamos a recorrer hospitales, las cortes, la prisión. Preguntamos a todos si habían visto a nuestros amigos. Pero todos decían que no los habían visto.

La gente tiene miedo, mucho miedo. Nadie quiere tener nada que ver con esto. Nos dábamos cuenta que la gente tenía miedo de hablar. ´No están aquí, no sabemos nada´, eso es lo que la gente nos decía. Pero han desaparecido 43 personas, ¿cómo puede ser que nadie vio nada?”

La gente tiene miedo, mucho miedo. Nadie quiere tener nada que ver con esto. Nos dábamos cuenta que la gente tenía miedo de hablar. ´No están aquí, no sabemos nada´, eso es lo que la gente nos decía. Pero han desaparecido 43 personas, ¿cómo puede ser que nadie vio nada?
Estudiante de segundo año de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos “Ayotzinapa” en Iguala, Guerrero, México

“Pensamos que estaban siendo detenidos en una prisión y que iríamos a buscarlos al día siguiente. Nunca pensamos en desapariciones forzadas, solo habíamos escuchado de eso en los libros de historia y en las historias que vienen de Ciudad Juárez y otros lugares así. Nunca experimentamos algo así nosotros. Las perspectivas eran terribles Los familiares estaban desesperados.

El 28 (de septiembre) nos dimos cuenta que habían sido desaparecidos. Sabemos que es la policía la que se los llevó.

Hasta ahora, la respuesta del gobierno ha sido vergonzosa. Creo que somos blanco porque los hacemos sentir incómodos. Quieren usarnos como ejemplo para que otros activistas no hablen.

No tengo miedo. Somos más fuertes gracias a la solidaridad que recibimos de parte de gente de todo el mundo, no podemos rendirnos. Muchos de los estudiantes todavía están traumatizados por lo que paso pero no vamos a parar hasta encontrarlos.”

Melitón Ortega – Tío de Mauricio Ortega, uno de los estudiantes de Ayotzinapa que fue desaparecido forzadamente.

Desde que recibió noticias sobre la desaparición forzada de su sobrino Mauricio la noche del 26 de Septiembre, Melitón de ha abocado a una procesión épica. Ha caminado las calles de la ciudad de México con una foto de su sobrino con la esperanza de encontrarlo y se ha reunido con innumerables oficiales del gobierno, incluyendo al presidente Enrique Peña Nieto, para demandar investigaciones efectivas sobre estos trágicos eventos.

Para Melitón es como si el tiempo se hubiera detenido la noche en la que Mauricio desapareció. Su hermano, el padre de Mauricio, lo llamó con desesperación tras enterarse que Mauricio y otros estudiantes habían sido arrestados por la policía en Iguala pero que nadie sabía dónde estaba.

“Fue un día tremendamente triste. Cuando mi hermano me llamó, fui directamente a la escuela. Pensamos que (los 43 estudiantes) habían sido arrestados o que estaban escondidos. Estábamos seguros que íbamos a encontrarlos. Pero los días pasaron y aquí estamos, a casi un año y todavía no sabemos dónde están. Esto es tortura”, dijo.

“El gobierno ha intentado hacer que todo el mundo se olvide de lo que pasó, pero no se lo vamos a permitir. No vamos a parar hasta encontrar a nuestros chicos, hasta que se haga justicia y hasta ver una investigación como debe ser.

El gobierno ha intentado hacer que todo el mundo se olvide de lo que pasó, pero no se lo vamos a permitir. No vamos a parar hasta encontrar a nuestros chicos, hasta que se haga justicia y hasta ver una investigación como debe ser.
Melitón Ortega – Tío de Mauricio Ortega, uno de los estudiantes de Ayotzinapa que fue desaparecido forzadamente

La tragedia de Ayotzinapa forzó al mundo a abrir los ojos ante la situación de derechos humanos en México y la falta de justicia. El nuestro no es un caso aislado, lo hemos visto después de que se encontraron todas esas fosas comunes. México está sufriendo una enorme crisis de derechos humanos con miles de desaparecidos. Ayotzinapa ha mostrado el nivel de abusos y corrupción que hay en México hoy.

El gobierno quiere silenciarnos, pero no lo van a lograr.”