Nepal: Urge la contención policial después de los disparos contra al menos 20 personas más en las protestas sobre la Constitución

Las fuerzas de seguridad de Nepal deben abstenerse de emplear fuerza excesiva contra manifestantes, ha afirmado Amnistía Internacional después de que al menos 20 personas fueran alcanzadas por disparos cuando dichas fuerzas abrieron fuego en varias manifestaciones contra la nueva Constitución del país.

El uso de la fuerza y de munición real por parte de las fuerzas de seguridad para contener manifestaciones a menudo violentas ya se ha cobrado la vida de más de 40 personas en Nepal desde agosto, en su mayoría manifestantes.

Según las conclusiones de las investigaciones realizadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Nepal y la sociedad civil, incluida Amnistía Internacional, en muchos de los casos de muerte asociada a una manifestación, las fuerzas de seguridad emplearon fuerza excesiva, desproporcionada o innecesaria, en contravención de las normas jurídicas internacionales.

“Más de 40 personas, en su mayoría manifestantes, han resultado muertas en las últimas semanas. Seguimos pidiendo a las autoridades nepalíes que refrenen a sus fuerzas de seguridad y les impidan hacer uso excesivo de la fuerza", ha dicho David Griffiths, director de investigación de Amnistía Internacional sobre Asia Meridional.

Más de 40 personas, en su mayoría manifestantes, han resultado muertas en las últimas semanas. Seguimos pidiendo a las autoridades nepalíes que refrenen a sus fuerzas de seguridad y les impidan hacer uso excesivo de la fuerza.
David Griffiths, director de investigación de Amnistía Internacional sobre Asia Meridional

Hoy ha habido enfrentamientos en las ciudades meridionales de Biratnagar, Birgunj y Malangawa, donde las tensiones vienen acumulándose durante semanas debido a la controvertida demarcación de las divisiones federales que establece la nueva Constitución, que dividen las tierras ancestrales de los grupos étnicos que habitan en las llanuras meridionales de Nepal.

La Constitución, cuya redacción duró más de siete años, define Nepal como una república laica dividida en siete provincias federales. Grupos étnicos minoritarios se han opuesto rotundamente a esta definición, aduciendo que no les garantiza suficiente representación, igual que activistas hindúes, que consideran que la Constitución debe restituir a Nepal su carácter de nación hindú.

“La nueva Constitución presenta además varias deficiencias graves en materia de derechos humanos que también deben abordarse con urgencia. En particular, los derechos de las mujeres y las comunidades marginadas no están clara y suficientemente protegidos", afirma David Griffiths.

La nueva Constitución presenta además varias deficiencias graves en materia de derechos humanos que también deben abordarse con urgencia. En particular, los derechos de las mujeres y las comunidades marginadas no están clara y suficientemente protegidos.
David Griffiths