Egipto: Los indultos de presos, un alivio, pero apenas un gesto simbólico

El decreto presidencial que ha otorgado hoy el indulto a un centenar de personas, entre ellas los periodistas de Al Yazira Mohamed Fahmy y Baher Mohamed, y varios activistas encarcelados ilegalmente, entre ellos Sana Seif y Yara Sallam, es una buena noticia, pero apenas supone un gesto simbólico. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

La organización ha declarado que los indultos, concedidos en vísperas de la festividad musulmana de Eid, deberían venir seguidos de acciones adicionales para abordar seriamente el pésimo historial de derechos humanos del gobierno del presidente Abdel Fattah al Sisi, incluida la intolerancia respecto a la disidencia pacífica y las críticas a las autoridades.

“Aunque estos indultos suponen un gran alivio, el hecho de que, para empezar, algunas de estas personas estuvieran siquiera entre rejas es ridículo. Hay cientos de personas que permanecen encarceladas por protestar o a causa de su trabajo periodístico. Todas las que han sido encarceladas por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión, reunión y asociación o a causa de su trabajo periodístico deben recibir la anulación de su condena y ser puestas en libertad inmediata e incondicional”, ha manifestado Said Boumedouha, director adjunto del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Entre los indultados hoy se encuentra sólo una fracción diminuta de los cientos de personas que han sido detenidas arbitrariamente y recluidas ilegalmente en todo el país. Estos indultos serán poco más que un gesto vacío si no vienen seguidos de nuevas liberaciones de personas detenidas arbitrariamente, así como del respeto a la libertad de expresión y reunión, y la rendición de cuentas de los responsables de violaciones graves de derechos humanos.”

Estos indultos serán poco más que un gesto vacío si no vienen seguidos de nuevas liberaciones de personas detenidas arbitrariamente, así como del respeto a la libertad de expresión y reunión, y la rendición de cuentas de los responsables de violaciones graves de derechos humanos.
Said Boumedouha, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África

Entre los indultados se encuentran Sana Seif y Omar Hazek, destacados activistas de derechos humanos encarcelados simplemente por hacer frente a la represiva ley sobre manifestaciones en Egipto. También se encuentra la defensora de los derechos de las mujeres Yara Sallam.

Entre los citados en el indulto figuran Mohamed Fahmy y Baher Mohamed, periodistas de Al Yazira detenidos en 2013 y condenados recientemente por “difundir noticias falsas” junto con su colega liberado, Peter Greste.

Sin embargo, en la lista no figuran los conocidos blogueros Alaa Abdel Fattah y Ahmed Douma, los jóvenes activistas del grupo “6 de Abril” Ahmed Maher y Mohamed Adel o la defensora de los derechos humanos Mahienoor Elmasry. Tampoco figuran presos de conciencia como el reportero gráfico Mahmoud Abu Zeid, conocido como Shawkan, y el estudiante detenido Mahmoud Hussein.