En la oleada de ejecuciones iraní, peligro inminente para un condenado que era menor en el momento del delito

  • Está previsto que Salar Shadizadi sea ejecutado el 1 de agosto por un delito que se cometió cuando tenía 15 años.

Un condenado iraquí que era menor en el momento del delito corre peligro inminente de ser ejecutado en la  aumenta situación del país, que vive un fuerte aumento del número de ejecuciones. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Está previsto que Salar Shadizadi, que ahora tiene 24 años, sea ahorcado el sábado 1 de agosto, tras haber sido declarado culpable del asesinato de un amigo suyo en 2007. Tenía 15 años en el momento del delito.

“La ejecución de Salar Shadizadi, que era un niño en el momento de su detención, es contraria al derecho internacional. Las autoridades iraníes deben detener de inmediato cualquier plan de llevar a cabo esta ejecución, y deben garantizar que la condena a muerte de Salar Shadizadi se conmuta sin demora”, ha manifestado Said Boumedouha, director adjunto del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Las promesas de las autoridades iraníes de respetar los derechos de la infancia suenan inquietantemente falsas cuando, tan sólo unos meses antes del periodo de sesiones del Comité de los Derechos del Niño, de la ONU, que examinará la situación en Irán, planean ejecutar a un condenado que era menor en el momento del delito.”

Al parecer, entre 2005 y 2014 fueron ejecutadas en Irán al menos 72 personas que eran menores en el momento de cometerse el delito, y se piensa que hay al menos 160 personas condenadas a muerte por delitos cometidos cuando eran menores de edad. El derecho internacional prohíbe terminantemente el uso de la pena de muerte para delitos cometidos por personas que fueran menores de 18 años.
Está previsto que el Comité de los Derechos del Niño, de la ONU, examine el historial de Irán respecto a los derechos de la infancia en enero de 2016.

Este mismo mes, Amnistía Internacional sacó a la luz la impactante oleada de ejecuciones llevadas a cabo en Irán durante 2015. Los motivos que explican este estremecedor aumento no están claros, pero la mayoría de las personas ejecutadas en 2015 habían sido condenadas por cargos relacionados con las drogas.

Encontrarán más información sobre el caso de Salar Shadizadi aquí.