La Corte Suprema de Estados Unidos confirma el uso del medicamento para la inyección letal

La resolución dictada hoy por la Corte Suprema de Estados Unidos a favor del uso de Midazolam, un polémico medicamento empleado en las ejecuciones por inyección letal en Oklahoma, no resuelve las deficiencias fundamentales de la pena de muerte, ha dicho Amnistía Internacional.

“Esta decisión no cambia el hecho de que, con independencia del método de ejecución, la pena de muerte es inaceptable en cualquier caso. La pena de muerte es la violación máxima de los derechos humanos. La decisión adoptada hoy por la Corte no resolverá los defectos fundamentales de la pena de muerte, entre ellos el riesgo de ejecutar a una persona condenada por error. El único debate debe tratar sobre cómo poner fin a esta pena cruel, inhumana y degradante de una vez por todas", ha dicho Steven W. Hawkins, director ejecutivo de Amnistía Internacional Estados Unidos.