Brasil no debe encarcelar a adolescentes en brutales prisiones para adultos 

Brasil debe detener sus planes para reducir la edad en que se puede juzgar a menores de edad como adultos y enviarlos a prisiones para adultos del país, que están entre las más peligrosas del mundo; así lo ha afirmado Amnistía Internacional con antelación a la importante votación que tendrá lugar mañana en Brasilia.

El Congreso del país votará si se reduce de 18 a 16 años la edad a la que puede ser procesada una persona como adulta. Si se aprueba en dos rondas de votaciones, la propuesta pasará al Senado para su consideración final.

“Esta regresiva propuesta pasa completamente por alto los compromisos internacionales de Brasil en materia de derechos humanos, así como el potencial de rehabilitación de los jóvenes. Si se aprueba, miles de jóvenes podrían ser condenados en virtud de esta legislación a cumplir penas en uno de los sistemas penitenciarios más peligrosos del mundo. En Brasil, los reclusos están expuestos a hacinamiento grave, condiciones de vida inhumanas, tortura y abusos sexuales”, ha dicho Atila Roque, director ejecutivo de Amnistía Internacional Brasil.

Si se aprueba, miles de jóvenes podrían ser condenados en virtud de esta legislación a cumplir penas en uno de los sistemas penitenciarios más peligrosos del mundo.
Atila Roque, director ejecutivo de Amnistía Internacional Brasil

"En lugar de buscar maneras de castigar más a las personas más marginadas y discriminadas de la sociedad, Brasil debería incrementar los esfuerzos para abordar las altísimas tasas de asesinatos y víctimas entre los jóvenes, especialmente entre los jóvenes negros. El hecho es que los delitos cometidos por menores de entre 16 y 18 años representan menos del uno por ciento de todos los delitos cometidos en Brasil.”

Más información:

Brasil: La reducción de la edad de responsabilidad penal enviará a menores a un sistema penitenciario “medieval” (Artículo, 18 de mayo de 2015)