China: Deben retirarse los cargos por motivos políticos contra un destacado abogado de derechos humanos

Pu Zhiqiang en una imagen de noviembre de 2011. Copyright AFP/Getty

Las autoridades chinas deben dejar de perseguir al destacado abogado de derechos humanos Pu Zhiqiang y retirar todos los cargos contra él, ha dicho Amnistía Internacional.

El viernes, la fiscalía de Pekín dictó auto de procesamiento contra Pu Zhiqiang por “provocar peleas y crear problemas” e “incitar al odio étnico”, fundamentalmente por unos comentarios realizados en Internet. Puede ser condenado hasta a 10 años de cárcel.

Con este proceso, las autoridades están enviando un mensaje de advertencia a todos los abogados que se ocupan de casos ‘delicados’ para que no se extralimiten. Este acoso de quienes defienden los derechos de los ciudadanos de a pie debe terminar.
William Nee, investigador sobre China de Amnistía Internacional

 

“Los cargos contra Pu Zhiqiang son otro acto de persecución política. La posibilidad de que sea juzgado con garantías es prácticamente nula”, ha dicho William Nee, investigador sobre China de Amnistía Internacional.

“Pu Zhiqiang no hizo más que comentar un tema de actualidad en las redes sociales. El gobierno chino está violando flagrantemente su libertad de expresión e intentando silenciar una voz independiente.”

Pu Zhiqiang fue detenido por primera vez por la policía el 6 de mayo de 2014, tras asistir a un seminario en Pekín donde se pedía que se investigara la represión de la plaza de Tiananmen en 1989.

El abogado representado a muchos imputados en casos “delicados” de derechos humanos, como los relacionados con el Movimiento Nuevos Ciudadanos, una difusa red de activistas cuyo objetivo es fomentar la transparencia del gobierno y sacar a la luz la corrupción.

“Con este proceso, las autoridades están enviando un mensaje de advertencia a todos los abogados que se ocupan de casos ‘delicados’ para que no se extralimiten. Este acoso de quienes defienden los derechos de los ciudadanos de a pie debe terminar”, ha dicho William Nee.