Las propuestas de la cumbre de Bruselas, absolutamente inadecuadas; los dirigentes europeos aún pueden poner fin a la crisis del Mediterráneo

Foto: Créditos: Giles Clarke/Getty Images Reportage.

Las propuestas iniciales de la cumbre de Bruselas son absolutamente inadecuadas y constituyen una respuesta vergonzosa a la crisis del Mediterráneo. No servirán para poner fin a la espiral de muertes en el mar, según ha manifestado Amnistía Internacional.

Según un borrador de declaración que se ha filtrado, se espera que los dirigentes de la Unión Europea que se reúnen en Bruselas esta tarde rechacen los llamamientos urgentes para que se amplíen notablemente las operaciones de búsqueda y salvamento en el Mediterráneo. En lugar de eso, el borrador incluye la propuesta de duplicar la Operación Tritón y las operaciones de vigilancia de fronteras, que sólo patrullan dentro de una distancia de 30 millas de las costas de Italia y Malta, legos del lugar donde se producen la mayoría de las muertes. Si se adopta esa propuesta, la operación seguirá estando muy por debajo de lo que proporcionaba la operación Mare Nostrum.

El centrarse en patrullar las fronteras europeas e ignorar la necesidad urgente de salvar a quienes se están ahogando es un insulto a las miles de personas que han fallecido y una cruel afrenta a quienes no tienen más opción que emprender este peligroso viaje.
Gauri van Gulik, directora adjunta de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central

“El documento filtrado no aporta en absoluto las soluciones que se necesitan. Los dirigentes europeos reunidos en Bruselas tienen la oportunidad y la responsabilidad de enmendar sus colosales errores, que aún siguen dando lugar a muertes. En la propuesta que hay sobre la mesa se percibe que es más importante el golpe de efecto que las vidas en sí. El duplicar el presupuesto de la Operación Tritón no resolverá el problema. Lo que se necesita es un cambio de objetivos, un aumento de la zona de operaciones y más barcos y aviones”, ha manifestado Gauri van Gulik, directora adjunta de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

“El centrarse en patrullar las fronteras europeas e ignorar la necesidad urgente de salvar a quienes se están ahogando es un insulto a las miles de personas que han fallecido y una cruel afrenta a quienes no tienen más opción que emprender este peligroso viaje.”