Mi cuerpo mis derechos: Una artista tokiota se une a la campaña con pinturas corporales hiperrealistas

Las imágenes son sorprendentes. Una mujer sostiene la llave de su propio cuerpo; la muñeca de otra mujer desaparece y deja lugar a un blíster de píldoras anticonceptivas; en la espalda de un hombre hay incrustados un montón de libros.

Éstas son algunas de las imágenes pintadas sobre cuerpos reales por la artista tokiota Hikaru Cho a fin de promover “Mi cuerpo, mis derechos”, la nueva campaña mundial de Amnistía Internacional sobre los derechos sexuales y reproductivos.

Hikaru Cho diseñó cada pintura hiperrealista expresamente para representar un derecho humano negado a miles de personas en todo el mundo.

“Tienes derecho a elegir a quién amas, con quién mantienes relaciones sexuales y qué clase de familia quieres crear, decidir si quieres tener hijos y cuándo, saber de sexo y relaciones, recibir atención médica, y vivir sin ser objeto de violaciones y violencia sexual. Espero que mi arte ayude a jóvenes de todo el mundo a comenzar a hablar de estos derechos”, ha declarado Hikaru Cho.

La artista de 20 años, alias Choo-San, causó sensación en Internet en 2013 por su pintura corporal hiperrealista. Con sede en Japón, Hikaru es en la actualidad estudiante de segundo año de comunicación visual y diseño en la Universidad de Arte de Musashino, en Tokio.

“Decidimos trabajar con Hiraku porque a todos nos encantaba su acercamiento único al arte. Muchas de las imágenes se han dejado de manera deliberada abiertas a interpretación —queríamos evitar ser demasiado literales y fomentar el debate entre la gente—”, ha manifestado Madhu Malhotra, directora del Programa de Amnistía Internacional sobre Género, Sexualidad e Identidad.

La campaña de Amnistía Internacional "Mi cuerpo, mis derechos" pretende defender los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas.