Los derechos humanos en la escuela: la experiencia de una joven activista

La joven activista Courtney Clay relata su trabajo en el proyecto Colegios amigos de los derechos humanos de Amnistía Internacional en Bermudas, una de las más de 90 iniciativas de este tipo que se están llevando a cabo en todo el mundo."Mi nombre es Courtney, tengo 18 años y acabo de terminar mis estudios de secundaria en un Colegio Amigo de los Derechos Humanos, la Academia Warwick, en Bermudas. He estado involucrada con Amnistía Internacional por cerca de 2 años. Yo soy un miembro de la junta y el representante de la juventud de Amnistía Internacional Bermudas. Cuando Françoise Wolffe, el coordinador de educación en derechos humanos de Amnistía Internacional de Bermudas, presentó el proyecto Colegios Amigos de los Derechos Humanos, vi la oportunidad de llegar a los jóvenes y exponer en mi escuela los derechos humanos. El diseño era muy claro, y estábamos familiarizados con Amnistía Internacional. Por supuesto, se trataba de un nuevo proyecto y conseguir a todos los involucrados fue un reto, pero todo tuvo sentido cuando creamos el Grupo de Trabajo del Proyecto. El director del colegio estaba muy entusiasmado con el proyecto y los profesores se ofrecieron a apoyarlo, lo que realmente ayudó a garantizar que los derechos humanos se han incorporado en el currículo. Obtener estudiantes mayores e involucrarlos fue el principal desafío porque estaban en una parte diferente del colegio y se han centrado en estudiar para sus exámenes. Las asambleas escolares se convirtieron en el lugar donde podíamos hablar de los problemas de derechos humanos y de llegar a la comunidad de todo el colegio para informarles sobre el proyecto. También hemos querido modernizar nuestra institución (creada en el siglo XVII). Queríamos cambiar el viejo sistema de castigo, asegurando que era más justo, y aumentar el conocimiento sobre los derechos humanos con un enfoque particular sobre la discriminación y el acoso. Me di cuenta de que la gente no se para a pensar en la intimidación y la discriminación, ya que están acostumbrados a ello. A veces estamos tan acostumbrados a lo que vives que no te das cuenta que está en contra de tus derechos básicos. Nos recordó a los miembros del colegio cómo ser conscientes de los demás. Ahora, pensamos dos veces antes de actuar, todos somos más conscientes de lo que estamos haciendo y no hay mayor responsabilidad que nuestras acciones y cómo afectan a los demás. Empezamos a ver que la mentalidad de los estudiantes está cambiando, como también que prestan más atención a lo que está sucediendo a nuestro alrededor, en lugar de centrarse en lo que ya sabemos. En general, los miembros de la comunidad escolar han comenzado a pensar colectivamente y globalmente. Nos dimos cuenta de que tenemos derechos y los defendemos, a la vez respetando a los demás.  Cuando le dije a mi familia que iba a apoyar a Amnistía Internacional, estaban contentos de que yo estuviera involucrada en algo más grande que yo. Puedo decir con confianza que ahora soy más consciente de las cosas pequeñas. Gané el coraje de defender mis derechos y los derechos de los demás. Me he convertido en menos crítica, entiendo que cada uno tiene una forma diferente de vivir y yo respeto eso. Soy más consciente sobre el mundo, así como lo que sucede en las Bermudas. Porque ahora sé, me interesa más, entiendo y puedo promover mejor los derechos humanos.  Para las personas que están pensando en implementar este proyecto, me gustaría decir que creo que es importante hablar de los derechos humanos en el colegio, porque esta es la única vez que se encuentran en el entorno propio a tantas personas que son de tu misma edad y esto puede aumentar muchas oportunidades. Cuando se está en el colegio, todavía se puede aprender y adquirir un montón de conocimientos, habilidades y herramientas que a su vez ayudarán a entender cómo apoyar a la comunidad en el mundo actual. Una vez se tiene el conocimiento se siente más confianza, y se está más cómodo para educar a otros.  Voy a seguir promoviendo y defendiendo los derechos humanos, ¡incluyendo cuando vaya a estudiar diseño de moda y me traslade a Italia!"