EE. UU. anula la condena de un enfermo terminal que lleva más de 41 años en régimen de aislamiento

La decisión de anular la condena de un hombre con una enfermedad terminal que ha estado recluido en régimen de aislamiento más de 41 años tras ser juzgado sin garantías es un paso positivo, pero llega demasiado tarde, después de cuatro décadas de injusticia, ha dicho Amnistía Internacional.

“El caso de Herman Wallace es un trágico ejemplo de error de la 'justicia' en EE. UU. Finalmente una corte federal ha reconocido algunas de las injusticias que se cometieron en este caso, pero lamentablemente demasiado tarde, pues Wallace, que sufre cáncer en fase terminal, está a las puertas de la muerte”, ha dicho Tessa Murphy, adjunta de investigación y acción para USA de Amnistía Internacional.

“El Estado no debe ahora intentar impedir que Wallace quede en libertad”, ha añadido Murphy.

Herman Wallace, de 71 años, fue puesto en régimen de aislamiento en la prisión estatal de Luisiana tras ser declarado culpable en 1974 del asesinato del guarda de prisión Brent Miller.

El fallo de hoy se centró en un aspecto del juicio: la exclusión sistemática de mujeres en el jurado. A lo largo de los años han surgido muchas otras irregularidades, que han sido rechazadas por las cortes estatales.

No había pruebas materiales que relacionaran a Wallace con el asesinato. Posteriormente se supo que un testigo clave de la acusación recibió ciertos favores –un indulto, entre otros–  por testificar.

Wallace fue puesto en régimen de incomunicación inmediatamente después del asesinato, en una celda de 2 por 3 metros en la que permanecía recluido 23 horas al día. Durante más de cuatro décadas se lo mantuvo en estas condiciones, sin acceso a verdadera interacción social, oportunidades laborales, formación o programas de rehabilitación.

Durante todo este tiempo sólo ha podido salir de su celda siete horas a la semana, que dedicaba a asearse o a realizar actividades de ocio en solitario.

Amnistía Internacional sólo sabe de otra persona en Estados Unidos que haya permanecido más tiempo en condiciones tan duras.

Desde 1972, en más de 160 ocasiones la junta de revisión de presos de la cárcel ha estudiado y confirmado la decisión inicial de mantener en aislamiento a Wallace. Estas revisiones no han cumplido las normas del debido proceso, con arreglo a las cuales el comportamiento de Wallace debería haberse reevaluado periódicamente para determinar si el régimen de aislamiento seguía estando justificado.

Herman Wallace y Albert Woodfox, condenado también por el asesinato de Brent Miller, han afirmado siempre que son inocentes y que los incriminaron falsamente por su activismo político en la cárcel como miembros de los Panteras Negras.

El fallo será una buena noticia para Albert Woodfox, que sigue recluido en régimen de aislamiento y tiene un recurso similar pendiente ante la corte federal.