Estados Unidos: California debe reformar los módulos“inhumanos” de las prisiones ante huelga de hambre

Hay prevista una huelga de hambre de presos de módulos de reclusión en régimen de aislamiento, que pone de manifiesto la necesidad urgente de llevar a cabo una gran reforma, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.Más de un millar de presos continúan en régimen de aislamiento indefinido, confinados entre 22 y 24 horas al día en pequeñas celdas, a menudo sin ventana, y privados prácticamente de contacto humano. Centenares de ellos llevan más de 10 años recluidos en estas “unidades especiales de seguridad”. Está previsto iniciar una huelga de hambre el lunes, 8 de julio, para protestar contra el Departamento de Prisiones y Rehabilitación de California por no haber llevado a cabo las reformas prometidas hace un año. “Dijeron que iban a facilitar a los presos la salida de aislamiento, pero sólo se ha sacado de los módulos a unos pocos, y la mayoría de los casos ni siquiera se han revisado aún –ha explicado Angela Wright, experta de Amnistía Internacional en las prisiones de “extrema seguridad” de Estados Unidos–.“Más que mejorar, en realidad las condiciones han empeorado considerablemente.”Ahora los guardias hacen también controles de celda cada 30 minutos, incluso por la noche.“Estos presos están ya recluidos en condiciones atroces e inhumanas, y los nuevos controles nocturnos parecen una medida punitiva, que podría dar lugar a privación grave del sueño. Es preciso dejar de inmediato de efectuarlos”, ha añadido Angela Wright.Según el relator especial de la ONU sobre la cuestión de la tortura, la reclusión en régimen de aislamiento, incluso durante un periodo limitado, puede causar graves daños psicológicos. Los Estados deben aislar a los presos sólo en circunstancia excepcionales y durante el menor tiempo posible.Las cifras que ofrece el propio estado de California revelan que, en 2011, más de 500 presos llevaban más de 10 años en módulos de aislamiento en la Prisión Estatal de Pelican Bay, y 78, 20 años o más.Amnistía Internacional visitó módulos de aislamiento de California en noviembre de 2011 y publicó al año siguiente un informe muy crítico: Estados Unidos: Al límite de la resistencia. En noviembre de 2012, el Departamento de Prisiones y Rehabilitación de California hizo cambios en los criterios utilizados para asignar a los reclusos a los módulos y estableció un “programa gradual” de reincorporación para permitir a los presos ganarse la salida del asilamiento. Sin embargo, incluso una vez autorizados los presos a iniciar el programa, continúan recluidos en régimen de aislamiento físico y social durante al menos los dos primeros años.La mayoría de los reclusos de los módulos de aislamiento ni siquiera han sido admitidos aún en el “programa gradual” de reincorporación. En julio de 2011 hubo una huelga de hambre de presos del módulo de aislamiento de Pelican Bay que duró 20 días. Se extendió a prisiones de todo el estado y en su punto álgido llegaron a participar en ella más de 6.000 reclusos.