Rusia: Denegada la libertad condicional a la otra cantante de Pussy Riot

La decisión de un tribunal de apelación ruso de mantener en prisión a la segunda integrante del grupo punk Pussy Riot por interpretar una canción protesta es otra confirmación del peligroso deslizamiento del país hacia una mayor represión de la libertad de expresión, según Amnistía Internacional.“En el espacio de unos días se ha vuelto a denegar la libertad a dos jóvenes artistas que nunca debieron ser encarceladas” ha afirmado Natalia Prilutskaya, del equipo de Rusia de Amnistía Internacional.El Tribunal Supremo de la República de Mordovia ha desestimado hoy la solicitud de libertad condicional de Nadezhda Tolokonnikova, de 23 años, porque no admite ser culpable de “vandalismo” y en dos ocasiones ha sido amonestada en la colonia penitenciaria en la que permanece recluida desde el año pasado.Tolokonnikova sostiene que es inocente y que seguirá presentando recursos contra su sentencia hasta llegar al Tribunal Supremo de Rusia.El 24 de julio, el Tribunal Regional de Perm ratificó la decisión anterior de negar la libertad condicional a la compañera de grupo de Tolokonnikova, Maria Alekhina, de 25 años.Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alekhina y Ekaterina Samutsevich –las tres integrantes de la banda femenina Pussy Riot–  fueron acusadas de “vandalismo por motivos de odio religioso” a raíz de su interpretación de una canción protesta en la catedral ortodoxa más importante de Moscú en febrero de 2012.  Las tres fueron condenadas a dos años de cárcel en una colonia penitenciaria, pero a Samutsevich se le impuso una condena condicional en la vista de apelación.“Las cantantes punk fueron detenidas solamente por la expresión pacífica de sus convicciones y Amnistía Internacional considera que son presas de conciencia. Las autoridades rusas deben poner en libertad de inmediato y sin condiciones a Maria Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova y las sentencias dictadas contra ellas y Ekaterina Samutsevich deben ser anuladas”, ha afirmado Natalia Prilutskaya.“Las autoridades rusas deben aceptar que los tiempos han cambiado: es imposible amordazar la libertad de expresión y mutilar a la sociedad civil. Rusia es un importante actor de la escena internacional; para que conserve esa posición, sus autoridades deben respetar la obligación del país de defender y promover los derechos humanos.”Anteriormente en el año, las autoridades rusas desestimaron las solicitudes de libertad anticipada presentadas por Alekhina y Tolokonnikova para cuidar de sus hijos de corta edad.La víspera de las vistas de apelación de esta semana, más de un centenar de músicos de fama internacional y unos 35.000 activistas de todo el mundo pidieron la libertad condicional de las integrantes de Pussy Riot.