Estados Unidos debe permitir a Bradley Manning esgrimir el argumento de “interés público” en su defensa

Debe permitirse a Bradley Manning aducir que actuó en aras del interés público cuando divulgó información a Wikileaks, ha afirmado hoy Amnistía Internacional al comenzar el juicio contra el soldado estadounidense en el estado de Maryland.

Bradley Manning se enfrenta a múltiples cargos, como el de “ayudar al enemigo”, relacionados con obtener y divulgar a terceros no autorizados miles de documentos clasificados.

El cargo de ayudar al enemigo puede acarrear la pena de muerte, pero la acusación ha asegurado que no pedirá la pena capital en esta causa. En vez de ello, Bradley Manning podría ser condenado a cadena perpetua o a decenas de años de prisión.

“El tribunal debe permitir a Bradley Manning explicar plenamente los motivos que le llevaron a divulgar la información a Wikileaks. Resulta muy preocupante que no se le haya permitido esgrimir el argumento de 'interés público' en su defensa, ya que Manning afirmó que creía razonablemente que estaba exponiendo violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario”, manifestó Anne Fitzgerald, directora de Programa de Investigación y Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional.

“Permitir a Bradley Manning explicar sus motivos únicamente en la fase de determinación de la pena podría tener un efecto disuasorio en otras personas que consideran que están denunciando irregularidades o actuando en aras del interés público al divulgar información.”

“Debería habérsele permitido explicar que, en su opinión, el interés público inherente a que se conozca la información que divulgó supera el interés del gobierno de mantener dicha información confidencial.”

Bradley Manning ya se ha declarado culpable de 11 de los cargos, después de que el presidente del tribunal, coronel Denise Lind, dictase que el acusado no podía aducir que actuaba en aras del interés público cuando divulgó la información a Wikileaks. Al comienzo del juicio, en una declaración leída ante el tribunal, Bradley Manning afirmó que creía que estaba exponiendo abusos.

El juez Lind falló que los motivos de Bradley Manning para divulgar la información no eran pertinentes para determinar si había infringido la ley intencionadamente, y que sólo podrían tenerse en cuenta como atenuante a la hora de dictar la condena.

Bradley Manning podría ser condenado a un máximo de 20 años de prisión por los 11 cargos de los que se ha declarado culpable.

Fue detenido en mayo de 2010 mientras estaba destinado en Irak con el ejército estadounidense y permanece bajo custodia militar desde entonces.

Entre la información divulgada por Bradley Manning hay un vídeo de un ataque efectuado en 2007 por un helicóptero Apache en Bagdad, en el que soldados estadounidenses mataron a 12 personas, entre ellas civiles, y que no había sido de dominio público hasta el momento.

Las fuerzas armadas estadounidenses emprendieron una investigación interna que concluyó que los soldados habían actuado correctamente, pero no ha habido ninguna investigación independiente e imparcial del ataque.

Amnistía Internacional seguirá de cerca esta causa y enviará un observador a los principales momentos del juicio, que se espera se desarrolle durante los próximos meses.