Violencia sexual en Colombia. El caso de Blanca Nubia Díaz

La activista de derechos humanos Blanca Nubia Díaz busca justicia para su hija, Irina del Carmen Villero Díaz, desde que ésta, de 15 años, fue violada y asesinada por unos paramilitares que trabajaban con las fuerzas de seguridad, en mayo de 2001, en la zona de Cuestecitas del municipio de Albania, departamento de La Guajira.Blanca Nubia pudo establecer el paradero del cuerpo de su hija, pero tuvo que marcharse de La Guajira tras las amenazas de los paramilitares. En 2010, logró reclamar por fin el cadáver, y en agosto de ese año se hizo el entierro según el ritual wayúu. Las investigaciones penales sobre la violación, tortura y asesinato de su hija apenas han avanzado.Muchos testigos siguen teniendo demasiado miedo para declarar. La propia Blanca Nubia también ha recibido varias amenazas de muerte por su trabajo.Blanca denunció la violación y el asesinato de su hija a la oficina local de la Fiscalía de Maicao, departamento de La Guajira, pero no hubo avances en el caso. Sin embargo, la investigación fue trasladada a la Unidad de Derechos Humanos de Bogotá por figurar entre los 183 casos incluidos por la Corte Constitucional en su Auto 092. Blanca Nubia Díaz y su familia han recibido amenazas en reiteradas ocasiones. El 28 de julio de 2011, dos hombres pararon a su nieto en Bogotá y le dijeron: "Nosotros conocemos a su mamá, y sabemos de su abuelita Blanca Nubia, qué hace y con quiénes anda".