Las autoridades de Hamás deben garantizar la seguridad de un activista de derechos humanos

El gobierno de facto de Hamás en Gaza debe garantizar la independencia e imparcialida de la investigación iniciada sobre las múltiples agresiones sufridadas por un activista de derechos humanos en Gaza que había escrito un artículo criticando al gobierno de Hamás y los grupos armados, ha dicho hoy Amnistía Internacional.Unos hombres con la cara cubierta apuñalaron repetidamente a Mahmoud Abu Rahma, del Centro de Derechos Humanos Al Mezan, en la espalda, hombro y piernas frente a su casa en la zona oriental de la ciudad de Gaza el viernes por la noche, declaró su organización el martes. El incidente se produjo sólo 10 después de que un grupo de hombres con el rostro cubierto lo asaltaran en la calle y lo agredieran a puñetazos.“Estos intentos de silenciar a un defensor de los derechos humanos representan otro ataque a la libertad de expresión en Gaza, y transmiten un mensaje escalofriante a los activistas”, manifestó Ann Harrison, directora interina adjunta del Programa para Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional.“Las autoridades de Gaza deben garantizar la seguridad de Mahmoud Abu Rahma y que cuanto antes se concluye una investigación independiente e imparcial sobre la agresión. Los autores deben responder ante la justicia.” El activista, que ya había recibido previamente varias amenazas de muete en su móvil y por correo electrónico, contó hoy a Amnistía Internacional: “Los hombres que me apuñalaron me llamaron traidor, hereje, pero a pesar de las acusaciones y agresiones estoy decidido a seguir con mi labor de defensa de los derechos humanos en Palestina.” Mahmoud Abu Rahma publicó un artículo a principios de este mes en el que pedía justicia para las personas detenidas de forma arbitraria y torturadas por funcionarios de Hamás, y pidiendo además que las autoridades investigaran las violaciones cometidas por grupos armados palestinos El artículo destacaba asimismo el hecho de que no se hayan rendido cuentas por los homicidios e injurias de los que han sido objeto los habitantes de Gaza como consecuencia de las operaciones de grupos armados palestinos contra Israel.Miembros de la reducida comunidad chií de Gaza cuentan de otro incidente ocurrido el sábado en el que las fuerzas de seguridad entraron la casa de un fiel donde se estaba celebrando una ceremonia religiosa en la localidad de Beit Lahia, en la zona septentrional de la Franja de Gaza.Durante las celebraciones, en conmemoración de la muerte del imán Hussein, nieto del profeta Mahoma, decenas de miembros de las fuerzas armadas, algunos de ellos con el rostro cubierto y otro en uniforme policial, irrumpieron en la casa sin orden judicial y detuvieron a 20 hombres, a quienes se llevaron a una comisaría del distrito de Gaza Septentrional y allí los golpearon repetidamente.Varios de los hombres sufrieron lesiones, entre ellas fractura de las extremidades; otro hombre acabó con los dos brazos rotos. Más tarde, fueron trasladados a dos hospitales locales, donde las fuerzas de seguridad siguieron golpeándolos.El Ministerio del Interior, dirigido por Hamás, dijo en una declaración que el incidente del sábado había sido una redada dirigida contra un grupo de facinerosos e insistió en que no hay ningún chií en los territorios ocupados.Asimismo, el Ministerio declaró que se investigarán todas las denuncias de violaciones de derechos humanos ocurridas durante la redada.

“El gobierno de facto de Hamás debe salvaguardar la libertad religiosa y de culto de todas las minorías de Gaza, y hacer que las personas responsables de ese ataque a fieles pacíficos rindan cuentas", manifestó Ann Harrison.