Rabinos israelíes prohíben vender y alquilar viviendas a personas que no sean judías