• NOTICIAS

Nuevo recurso para el hombre británico detenido en Irak durante un año sin cargos

La esposa de un hombre británico detenido sin cargos en Irak durante un año pide al gobierno de Reino Unido que aumente sus esfuerzos para lograr la puesta en libertad de su esposo.

Ramze Shihab Ahmed, ciudadano de 68 años con doble nacionalidad iraquí y británica que vivía en Reino Unido desde 2002, fue detenido por funcionarios de seguridad en la casa de un familiar en la ciudad de Mosul el 7 de diciembre de 2009.

Ahmed, que había viajado a Irak para conseguir que su hermano detenido Omar fuese puesto en libertad, fue arrestado por primera vez con total secretismo durante casi cuatro meses antes de que se le permitiese telefonear a su esposa en Londres. Contó a su esposa cómo estaba siendo torturado, incluidos electrochoques en sus genitales e intentos de asfixia mediante bolsas de plástico.

Amnistía Internacional ha lanzado una campaña pidiendo la puesta en libertad de Ramze Shihab Ahmed a menos que se le imputen cargos penales reconocidos y sea sometido a un juicio justo, e insistiendo en que se lleve a cabo una investigación exhaustiva de los presuntos actos de tortura cometidos contra él.

Los simpatizantes de la organización han enviado alrededor de 6.000 mensajes al ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, pidiéndole que presione a las autoridades iraquíes para lograr que Ramze Shihab Ahmed sea tratado conforme a la normas internacionales de derechos humanos y a la constitución iraquí.

La esposa de Ramze Shihab Ahmed, Rabiha al-Qassab, ex asistente de enseñanza de 63 años, ha dicho a Amnistía Internacional:

“No puedo creer que mi esposo haya pasado un año entero en la cárcel de esta forma. Es vergonzoso lo que le están haciendo. Ni siquiera sabe de qué se lo acusa.”

“Un juez iraquí visitó hace poco a mi esposo y le aseguró que desestimarían la “confesión” que los interrogadores obtuvieron de él mediante actos de tortura, y que volverían a investigar su caso.”

“Son noticias mejores, pero quiero ver a los iraquíes decir que lo condenan o, lo que es mucho más probable, que van a ponerlo en libertad.”

“El gobierno de Reino Unido debería estar pidiendo lo mismo. Agradezco el hecho de que William Hague haya tratado el caso con las autoridades iraquíes, pero realmente me gustaría ver que están haciendo más cosas ahora que se ha cumplido un año desde su detención.”

“¿Por qué no puede presionar el Sr. Hague para que pongan a mi esposo en libertad o lo condenen debidamente estas Navidades como muy tarde?”

Kate Allen, directora de Amnistía Internacional Reino Unido, ha afirmado:

“Este escandaloso caso se ha alargado demasiado y necesitamos ver que las autoridades iraquíes lo resuelven sin más dilación.”

“Este hombre y su familia ya han sufrido bastante. Deben investigarse los presuntos actos de tortura, y Ramze debe ser condenado debidamente o puesto en libertad. Cuanto antes, mejor.”

Tras su arresto el pasado diciembre, Ramze Shihab Ahmed fue recluido en una cárcel secreta en el antiguo aeropuerto de Muthanna en Bagdad, antes de ser trasladado a la cárcel de Al-Rusafa de la misma ciudad, donde continúa. Ha sido interrogado sobre presuntos vínculos con Al Qaeda y, según se informa, fue forzado a emitir una falsa confesión tras ser sometido a actos de tortura y mientras tenía los ojos vendados.

El trato inicial que recibió Ramze Shihab Ahmed parece que fue similar al de una desaparición forzada, y Amnistía Internacional considera que las autoridades iraquíes deberían considerarlo como tal e investigarla a fondo.

El mes pasado, Irak ratificó la Convención de las Naciones Unidas sobre la prohibición de las “desapariciones” (Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas).

En septiembre, Amnistía Internacional publicó un informe en el que se revelaba que unas 30.000 personas detenidas habían sido recluidas sin ser sometidas a juicio en Irak, muchas de las cuales habían sido hacía poco trasferidas de la custodia estadounidense. Se teme que muchas de estas personas, como Ramze Shihab Ahmed, hayan sido víctimas de actos de tortura y otras formas de maltrato.

Miles de estas personas detenidas siguen en arresto a pesar de las órdenes judiciales emitidas para que sean puestas en libertad, y a pesar de una ley de amnistía iraquí de 2008, que exige la puesta en libertad de las personas detenidas sin cargos tras un periodo de entre seis y doce meses.