• NOTICIAS

Italia obstaculiza el juicio de los agentes de inteligencia implicados en el caso Abu Omar

Amnistía Internacional ha pedido hoy a Italia que deje de hacer uso del privilegio del “secreto de Estado” para proteger a sus agentes, después de que un tribunal de apelación aumentase las sentencias de 23 agentes estadounidenses y confirmase la culpabilidad de otros dos italianos por la entrega ilegal de un clérigo egipcio.

El tribunal, no obstante, mantuvo que los altos funcionarios italianos no pueden ser procesados por el incidente.

Los 22 agentes de la CIA y un oficial del ejército estadounidense habían sido condenados inicialmente a cinco y ocho años de cárcel respectivamente, pero el tribunal de apelación de Milán aumentó sus condenas a siete y nueve años por su implicación en el secuestro de Usama Mostafa Hassan Nasr, más conocido como Abu Omar.

Los 23 agentes condenados fueron juzgados en ausencia ya que el gobierno italiano nunca solicitó formalmente sus extradiciones.

Abu Omar fue secuestrado en una calle de Milán en febrero de 2003 y posteriormente trasladado de forma ilegal hasta Egipto, donde estuvo recluido en secreto y fue presuntamente torturado.

“Los tribunales italianos han reconocido que la cadena de eventos que provocaron estos graves abusos no pueden quedar impunes”, ha dicho Julia Hall, experta de Amnistía Internacional en antiterrorismo y derechos humanos en Europa

“El hecho de que el tribunal de apelación reconozca que Abu Omar fue víctima de graves injusticias por parte de los agentes de los servicios de inteligencia estadounidenses e italianos es un paso más en el esfuerzo por depurar responsabilidades en Europa por los abusos cometidos en el marco de los programas de detenciones secretas y entregas de la CIA”.

“Pero el gobierno italiano y sus agentes no deberían poder utilizar el 'secreto de Estado' como forma de encubrimiento de los abusos cometidos contra los derechos humanos.”

En noviembre de 2009, un tribunal de inferior instancia de Milán había condenado a los 23 agentes estadounidenses y a los dos agentes italianos por su implicación en la entrega de Abu Omar, en las que fueron las primeras y únicas condenas por las violaciones de derechos humanos cometidas durante los programas de detenciones secretas y entregas de la CIA.

No obstante, este mismo tribunal desestimó las causas contra cinco altos funcionarios italianos y tres agentes estadounidenses al sostener que estaban protegidos por la inmunidad diplomática y por el “secreto de Estado”.

“El secuestro es un delito, no un ‘secreto de Estado’,” ha afirmado Julia Hall. “El gobierno italiano debe involucrarse en un proceso completo y justo de rendición de cuentas, aunque sus agentes se sientan avergonzados o incluso queden expuestos a ser condenados por cargos penales como consecuencia de sus actos.”

Ayer, en la resolución del recurso presentado, los dos agentes italianos inicialmente procesados con los agentes estadounidenses en 2009 vieron reducidas sus condenas de tres años, a dos años y ocho meses.

El recurso sobre los tres agentes estadounidenses que gozaron de inmunidad diplomática será estudiado en un juicio diferente.