Las autoridades de Guinea deben poner fin a las detenciones arbitrarias y homicidios