El Nobel de la Paz de Liu Xiaobo pone en evidencia las violaciones de derechos humanos de China