• NOTICIAS

El Papa debe actuar con decisión contra los abusos infantiles cometidos por el clero

La víspera de la visita del Papa Benedicto XVI a Reino Unido, Amnistía Internacional ha declarado que el Papa debe asegurarse de que se actúa con decisión a escala global contra los abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes de la Iglesia Católica.Claudio Cordone, director general de Amnistía Internacional, ha manifestado: "Acogemos con satisfacción que el Papa Benedicto haya reconocido la gravedad de los abusos, pero confiamos en que garantice que ningún otro niño ni niña sufrirá abusos sexuales a manos de sacerdotes, y que quienes ya los han sufrido podrán reclamar justicia y recibir reparaciones".El jueves da comienzo la visita oficial de cuatro días de duración del Papa Benedicto XVI a Reino Unido; será la primera vez que un Papa visite Reino Unido en viaje oficial.Amnistía Internacional hace el llamamiento en medio de un número cada vez mayor de testimonios de abusos infantiles en el seno de la Iglesia Católica y de los intentos fallidos por garantizar que los autores fueran puestos a disposición judicial.Con arreglo al derecho internacional, la Santa Sede tiene la obligación de proteger los derechos humanos de niños y niñas, asegurarse de que los responsables de cometer abusos a menores son puestos a disposición judicial, y de ofrecer reparaciones a las víctimas, si bien no ha cumplido aún con su obligación de presentar informes a los órganos de la ONU encargados de vigilar la aplicación de la Convención contra la Tortura y la Convención sobre los Derechos del Niño."La Santa Sede debe garantizar que los miembros de la Iglesia Católica colaboran en las investigaciones penales, abren los archivos de sus investigaciones internas, y ofrecen disculpas y reparaciones a todas las víctimas de abusos", ha manifestado Claudio Cordone.Amnistía Internacional ha pedido asimismo a la Santa Sede que deje de oponerse al reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, y que dé su respaldo a que hombres y mujeres ejerzan estos derechos sin coacciones, discriminación ni violencia. En junio de 2010, la organización escribió al Papa instándole a que la Santa Sede cumpla plenamente con sus obligaciones internacionales, y solicitando información sobre las medidas tomadas con respecto a esta cuestión, si bien no ha recibido respuesta."Igual que aplaudimos que la Santa Sede haya alzado la voz contra la pena de muerte y otras importantes cuestiones en materia de derechos humanos, consideramos que podría actuar de la misma manera por lo que respecta al desempoderamiento y la discriminación que sufren hombres, mujeres, niños y niñas en países de todo el mundo. Necesitamos oír a los dirigentes de la Iglesia Católica de todo el mundo y verlos actuar también en relación con estas cuestiones", ha señalado Claudio Cordone.