• NOTICIAS

El gobierno eslovaco se compromete a acabar con la educación segregada

Amnistía Internacional ha recibido con agrado el compromiso del nuevo gobierno eslovaco de coalición de adoptar medidas que eliminen la segregación de la educación por motivos étnicos y lo considera como un primer paso en la dirección correcta. El compromiso se enmarca dentro del programa gubernamental aprobado el martes por la Asamblea Nacional eslovaca. Si se pone en práctica podría beneficiar a los niños y niñas romaníes, muchos de los cuales están segregados y reciben una educación de menor calidad.“Esta es la primera vez que el gobierno eslovaco ha demostrado voluntad política de abordar la segregación de la educación por motivos de origen étnico en tanto que fallo sistémico”, ha señalado Barbora Cernusakova, experta de Amnistía Internacional en Eslovaquia. "Ahora las autoridades eslovacas deben aplicar medidas exhaustivas que ayuden a terminar con decenios de discriminación y segregación de los niños y niñas romaníes en aulas donde reciben una educación inferior."En este país, miles de niños y niñas romaníes son ubicados en escuelas especiales y en clases delineadas para estudiantes con “pequeñas discapacidades mentales” o en escuelas convencionales segregadas en función del origen étnico y en clases que ofrecen una educación inferior. Esto impide que la población romaní en Eslovaquia participe por completo en la sociedad y la aísla en un círculo de pobreza y de marginación.   “El gobierno tendrá que abordar el fallo de las instituciones para hacer cumplir la ya existente la prohibición de discriminación en el acceso a una educación de calidad."“Y al hacerlo, también tendrá que enfrentarse a los prejuicios que hay ante los niños y niñas romaníes y que potenciar el principio de la igualdad de trato entre los docentes y los profesionales que participan en el proceso educativo”, ha manifestado Barbora Cernusakova. “Además, el gobierno tendrá que proporcionar recursos económicos para eliminar la segregación de manera que los niños y niñas romaníes puedan integrarse en las escuelas convencionales.”  Entre las medidas específicas para hacer cumplir la prohibición de segregación se podría incluir la dotación al cuerpo de inspectores de las escuelas públicas con las capacidades y los recursos adecuados para identificar, controlar y combatir la segregación en la práctica.Esto supondría que se deberían recoger de forma sistemática datos estadísticos sobre educación desglosados por género y etnia. Desde 2007 Amnistía Internacional ha estado haciendo campaña contra la educación segregada de los niños y las niñas romaníes en Eslovaquia. La organización continuará siguiendo de cerca los esfuerzos del gobierno ante el compromiso que ha manifestado y seguirá haciendo campaña para lograr medidas concretas que garanticen que los niños y niñas romaníes del país pueden disfrutar de su derecho a la educación sin discriminación.