Las mujeres albanesas merecen justicia

[….] Es normal […] a las mujeres de nuestro país les pegan sus maridos […] tu marido llega a casa de mal humor y te pega.

Testigo en el juicio contra un hombre cuya esposa acabó suicidándose debido a la violencia en el ámbito familiar.

 Amnistía Internacional insta a las autoridades albanesas a que adopten más medidas para proteger a las mujeres de la violencia en el ámbito familiar aplicando de forma completa una ley de 2007.

En el informe titulado Ending domestic violence in Albania: the next steeps, que se ha hecho público hoy, la organización de derechos humanos expresa satisfacción ante los avances realizados desde la introducción de la ley, pero también pide la penalización total del delito para garantizar que recibe el mismo tratamiento que las demás agresiones violentas.

”Ahora son muchas más las mujeres que tienen confianza suficiente para denunciar a las autoridades la violencia en el ámbito familiar, y cientos de mujeres han solicitado las órdenes de protección introducidas por la nueva ley”, ha declarado Sian Jones, experto en Albania de Amnistía Internacional.

“Sin embargo, las autoridades deben adoptar más medidas concretas para garantizar la aplicación efectiva de la ley.”

Alrededor de una de cada tres mujeres albanesas es víctima de la violencia en el ámbito familiar; sin embargo, muchos casos no se denuncian debido al miedo o a los prejuicios. El debate sobre esta cuestión sigue siendo tabú, sobre todo en las zonas rurales.

En agosto de 2009, Luli pidió protección policial después de que su marido la echara a ella y a su bebé de su casa, en la localidad de Durres. Durante los tres años de su matrimonio, su marido la pegaba a menudo, cuando estaba borracho. Su madre se negó a acogerla y Luli estuvo tres días en un hospital antes de encontrar un refugio en otra localidad.

“Las mujeres deberían denunciar la violencia. No deberían vivir con ella tanto tiempo; no deberían permitir que nadie las devaluara”, dijo Luli, de 26 años, a Amnistía Internacional.

Desde la introducción de la Ley sobre Violencia en el Ámbito Familiar, el 1 de junio de 2007, han aumentado de forma significativa las denuncias de casos de violencia en el ámbito familiar. Según informes, en 2007, la policía albanesa recibió 274 denuncias de este tipo de violencia. Entre enero y septiembre de 2009, se denunciaron alrededor de 993 casos.  

Más de un millar de mujeres de todas las partes de Albania han solicitado a los tribunales órdenes de protección contra parejas violentas.

Sin embargo, muchas mujeres han retirado posteriormente su solicitud, tras las presiones del perpetrador o de la familia, o debido a su dependencia económica del perpetrador o a su falta de confianza en la capacidad de la policía para ofrecer una protección adecuada.

Amnistía Internacional pide a las autoridades que mejoren los procedimientos y aumenten los recursos para asegurarse de que la policía, los fiscales y el poder judicial garantizan la aplicación efectiva de las órdenes de protección.

La policía carece de recursos suficientes y no siempre tiene capacitación para aplicar las órdenes de protección. Los jueces suelen mostrarse reticentes a ordenar el desalojo de una pareja maltratadora del domicilio familiar. La escasez de viviendas y de puestos de trabajo, así como los bajos ingresos, hacen que muchas veces la persona que deja la vivienda se quede sin techo.

“Las autoridades vuelven la espalda a las víctimas de la violencia en el ámbito familiar. Debido a la ausencia de una acción coordinada de las autoridades, con mucha frecuencia estas personas no pueden ser acogidas en refugios o recibir tratamiento médico apropiado, prestaciones de los servicios sociales y una vivienda adecuada”, añade Sian Jones.

“Además, las autoridades deben abordar la discriminación que sufren las niñas y las mujeres en la educación y el empleo, lo que les priva de independencia económica.”

Véase también: Albania: Violence against women in the family: “It’s not her shame”

Temas