• NOTICIAS

Sri Lanka debe investigar las amenazas de muerte contra otras dos periodistas

Las autoridades de Sri Lanka deben tomar medidas para garantizar la seguridad de dos redactoras de un periódico de tirada nacional que recibieron amenazas de muerte la semana pasada, ha afirmado Amnistía Internacional.

La organización también ha pedido que se lleve a cabo, de forma inmediata, una investigación sobre las amenazas de muerte recibidas por Frederica Jansz, redactora jefe del Sunday Leader, y Munza Mushataq, redactora de noticias del periódico.

Las amenazas, escritas a mano con tinta roja, llegaron por correo a la redacción del periódico el 22 de octubre.

El fundador y ex redactor jefe del periódico, Lasantha Wickrematunge, fue asesinado en enero tres semanas después de recibir una amenaza de muerte similar, también escrita con tinta roja. No se ha procesado aún a nadie por este asesinato.

Las más recientes amenazas guardan relación con el tratamiento informativo dado por el Sunday Leader a un vídeo, emitido en la emisora de TV británica Channel Four en agosto, en donde presuntamente se mostraba a unos soldados srilankeses ejecutando a prisioneros tamiles.

El gobierno de Sri Lanka afirmó que el vídeo era falso, pero el 18 de octubre, el Sunday Leader publicó un artículo en primera plana destacando la información de que tras el análisis del vídeo se había llegado a la conclusión de que las imágenes no habían sido editadas ni falsificadas.

El matasellos de las cartas de amenaza era del 21 de octubre, tan sólo tres días después de la publicación del controvertido artículo. En ambas se afirmaba: “Si escribes algo más, te mataremos [y] te trocearemos”.

Las periodistas denunciaron la amenaza al inspector general de la policía de Sri Lanka, y también a la policía de la capital, Colombo, pero las autoridades aún no han tomado ninguna medida.

En septiembre, Dileesha Abeysundera, que trabaja para la edición en cingalés del Sunday Leader y también hace campaña en favor de una mayor libertad de prensa en Sri Lanka, recibió amenazas.

El personal y los editores del Sunday Leader han sufrido numerosas agresiones graves y sus oficinas han sido incendiadas, bombardeadas y clausuradas en varias ocasiones. .

En los últimos tres años, se ha detenido a numerosos periodistas en Sri Lanka, y otros han huido del país . Al menos 14 trabajadores de los medios de comunicación han sido víctimas de homicidio. Las investigaciones sobre estos homicidios no han desembocado en procesamientos.