Perú debe continuar con los planes para legalizar el aborto

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades peruanas que redoblen sus esfuerzos recientes para despenalizar el aborto en el país.

La comisión correspondiente del Congreso de Perú emitió la semana pasada una propuesta para permitir la despenalización del aborto en ciertas circunstancias, entre ellas la de embarazo como consecuencia de violación.

“Cabe esperar que la eliminación de sanciones penales contribuya a impedir que mujeres y niñas sufran la angustia y los graves riesgos para la salud que comporta recurrir a tratamiento clandestino inseguro e ilegal, con resultados inciertos, sin asistencia posterior a la intervención y con la posibilidad de ser encarcelada si es descubierta”, ha afirmado Guadalupe Marengo, directora adjunta del Programa Regional de Amnistía Internacional para América.

Amnistía Internacional ha acogido con satisfacción la propuesta de la comisión y le pide que prosiga con el debate que ha abierto sobre el asunto.

Las autoridades peruanas deben promover un entorno sin restricciones de acceso a información y servicios de salud sexual y reproductiva para las mujeres.

Amnistía Internacional opina que, para poner fin a los abortos inseguros y otras violaciones de los derechos de las mujeres, debe revocarse toda legislación que permita encarcelar o imponer otra sanción penal a las mujeres por someterse a un aborto o intentar que se lo practiquen.

Toda mujer o niña cuyos derechos ya han sido vulnerados como consecuencia de una violación, agresión sexual o incesto no debería sufrir otra violación de sus derechos siendo penalizada por intentar someterse a un aborto en caso de embarazo resultante del abuso original.