• NOTICIAS

Irán debe poner en libertad a un intelectual recluido por criticar pacíficamente las elecciones

Las autoridades iraníes deben poner en libertad a este intelectual iraní de 76 años, que lleva 41 días recluido en régimen de incomunicación, al parecer por sus críticas pacíficas al modo en que se llevaron a cabo las elecciones presidenciales iraníes, ha afirmado Amnistía Internacional.

La organización expresó su honda preocupación por la salud del Dr Mohammad Maleki, y su temor de que su vida corra peligro ya que padece enfermedades graves.

Mohammad Maleki, ex rector de la Universidad de Teherán, lleva desde agosto recluido sin cargos en la prisión de Evín de Teherán. La orden de detención temporal de dos meses se renovó el 22 de octubre, sin que él pudiera impugnar su legalidad. No se le informó de las razones de la renovación.

Los funcionarios que lo detuvieron dijeron a su esposa, Ghodsi Mir Moez, que estaba siendo investigado por fomentar disturbios y por presuntos vínculos con el grupo de oposición prohibido y en el exilio Organización Muyahidín del Pueblo de Irán.

Las autoridades han presentado cargos similares contra muchas otras personas detenidas tras las elecciones.

La familia del Dr. Maleki ha manifestado que no está afiliado a ningún partido político ni votó en las elecciones presidenciales de Irán del 12 de junio.

El Dr. Mohammad Maleki criticó el modo en que se habían llevado a cabo las elecciones, pero no expresó públicamente ninguna opinión sobre ninguno de los cuatro candidatos.

Amnistía Internacional ha declarado que lo considera preso de conciencia, recluido únicamente por la expresión pacífica de sus opiniones.

Antes de su detención, Mohammad Maleki estaba recibiendo un tratamiento periódico para el cáncer de próstata que no se le ha administrado bajo custodia.

El 23 de octubre, su esposa, Ghodsi Mir Moez, manifestó en una entrevista con una emisora de radio alemana que temía que su salud estuviera empeorando.

Se le ha permitido una vez, el 14 de septiembre, recibir la visita de su familia y su abogado. Tras la visita, Ghodsi Mir Moez dijo:

“Noté que el estado físico del doctor había empeorado y que le temblaban constantemente las manos y los pies y no tenía fuerza suficiente para mantenerse de pie”. Explicó también que se había quejado de “dolor intenso y aumento del ritmo cardíaco, hipotensión y sensación de ardor al orinar”.

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades iraníes a proporcionarle al Dr. Mohammad Maleki, de forma inmediata, todo el tratamiento médico que necesite, incluso fuera de la prisión si es preciso.

La organización también ha instado a las autoridades a que aclaren su estado de salud con urgencia y le permitan de inmediato recibir visitas de su abogado y su familia.