• NOTICIAS

El gobierno de Pakistán no está preparado para la crisis de desplazamiento de Waziristán Meridional

El gobierno de Pakistán sigue estando deplorablemente mal preparado para afrontar la crisis de desplazamiento de Waziristán Meridional, cuando la población civil huye de la región tras tres días de intensos combates, manifestó Amnistía Internacional el 19 de octubre.  

Decenas de miles de residentes han huido de la zona de conflicto tras la nueva ofensiva que el ejército paquistaní lanzó el 17 de octubre contra fuerzas de Al Qaeda y talibanes en el noroeste del país.

Muchas de estas personas han buscado refugio en las zonas vecinas de Dera Ismail Khan y Tank, pero los equipos de investigación que Amnistía Internacional ha enviado a la zona afirman que hay una palmaria falta de servicios con que apoyar la afluencia de familias desplazadas.

“El gobierno de Pakistán debe garantizar el bienestar de sus ciudadanos, incluso cuando lucha contra un grupo con el historial de violaciones de los talibanes paquistaníes. No hay excusa para vulnerar los principios humanos básicos ni las leyes de la guerra”, ha dicho Sam Zarifi, director del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional cree que la agencia de la ONU para los refugiados en la zona ha registrado cerca de 20.000 desplazados sólo en un único punto de registro; aun así no existe siquiera un campamento para acomodarlos. Está previsto que muchas personas más lleguen si sigue habiendo combates en Waziristán Meridional.

No existen instalaciones de atención médica de emergencias para la población desplazada y los hospitales locales están llenos. Tampoco hay suficientes suministros de alimentos y agua potable. La mayoría de las personas desplazadas llevan viviendo en comunidades que las han acogido, a menudo familiares o amigos.

Las autoridades locales impusieron el toque de queda en Tank el 14 de octubre entre las 6 de la tarde y las 6 de la mañana, y han restringido el acceso a la carretera a Dera Ismail Khan, lo cual impide en gran medida que los habitantes de Waziristán Meridional puedan buscar refugio en zonas más seguras del país.

“Las autoridades deben asegurarse de que toda la población civil, independientemente de su grupo étnico o procedencia, tiene acceso a alimentos, agua, atención de la salud y refugio adecuados, especialmente ahora que se aproxima el invierno”.

El gobierno no ha preparado campamentos adecuados para que los civiles que huyen se refugien en caso de emergencia, y su respuesta se ha limitado a la puesta en marcha de seis centros de registro de los desplazados internos (cuatro en Dera Ismail Khan, uno en Tank y otro en Pathankot).

El gobierno ha proporcionado a las familias registradas tarjetas bancarias automáticas con las que pueden conseguir 5.000 rupias (60 dólares estadounidenses).

Varios residentes de Waziristán Meridional desplazados informaron a Amnistía Internacional de que los funcionarios del gobierno local se habían negado a registrarlos, lo cual indica que tal vez se produzca una grave subestimación del número total de desplazados.

Debido a la inseguridad en la zona, sólo una organización no gubernamental local, FIDA, se encarga de ayudar a los desplazados.   “Las condiciones en torno a Waziristán Meridional son aún peores que en Swat, ya que pocos grupos de ayuda internacional, sean paquistaníes o internacionales, pueden operar en esta zona tan insegura. Si a esto le añadimos la proximidad del invierno, las posibilidades de que se produzca un verdadero desastre son elevadas”, ha dicho Sam Zarifi.

Residentes de Waziristán Meridional dijeron recientemente a Amnistía Internacional que habían huido de las operaciones del ejército en las zonas montañosas de Ladah, Makin y Zahwarr.

Según contaron, habían tenido que viajar por carreteras de montaña, a menudo muy peligrosas, ya que el ejército había bloqueado las principales carreteras de la zona.

Los bloqueos de carreteras han agravado la escasez de alimentos en la zona y espoleado a sus habitantes a abandonar sus hogares.

Waziristán Meridional tiene una población aproximada de 450.000 personas, según el censo de 1998.

Los equipos de investigación de la organización en la zona informan de que entre 90.000 y 150.000 residentes de Waziristán Meridional han huido del área desde julio, cuando el ejército paquistaní inició un bombardeo aéreo y artillero de largo alcance en la región.