• NOTICIAS

Abogado sirio podría ser procesado por defender los derechos humanos

El jueves pasado, 30 de agosto, se acusó formalmente a un destacado abogado sirio por su trabajo legítimo en defensa de los derechos de los presos políticos en Siria. Amnistía Internacional ha pedido su inmediata puesta en libertad.

Muhannad al-Hassani, que asistía con regularidad como observador a los juicios celebrados ante el Tribunal Supremo de Seguridad del Estado, fue detenido el 28 de julio por miembros del Servicio de Seguridad del Estado, acusado de “debilitar los sentimientos nacionales” y “divulgar noticias falsas”.

El jueves lo trasladaron al Palacio de Justicia de Damasco, donde fue interrogado y acusado formalmente en una vista a puerta cerrada a la que no tuvo acceso su abogado. Le podrían condenar a una pena máxima de 15 años de cárcel.

A Muhannad al-Hassani ya le habían interrogado en varias ocasiones antes de su detención, pues se cuestionaba su defensa de detenidos políticos y su trabajo en la Organización Siria de Derechos Humanos (SAWASIYAH). 

Esta organización vigila y divulga las violaciones de derechos humanos perpetradas por las autoridades sirias. Muhannad al-Hassani es el presidente de su junta directiva.

Las autoridades sirias han impedido en varias ocasiones a Muhannad al-Hassani y a otros abogados de derechos humanos salir del país con el fin de participar en seminarios de formación y actos relacionados con los derechos humanos. Este método lo emplean muy a menudo para hostigar y castigar a defensores y defensoras de los derechos humanos y reprimir la disidencia política.

“A Amnistía Internacional le preocupa que Muhannad al-Hassani pueda ser encarcelado por su legítimo trabajo en defensa de los derechos humanos –ha señalado Malcom Smart, de Amnistía Internacional–. Otra persona encarcelada simplemente por su trabajo en defensa de los derechos humanos es Anwar al-Bunni, destacado abogado y defensor de los derechos humanos que cumple en Siria cinco años de cárcel por “divulgar informaciones falsas perjudiciales para el Estado”.

Anwar al-Bunni había declarado en abril de 2006 a un periódico de Qatar que la muerte bajo custodia del detenido político Muhammad Shaher Haysa se había debido a “malos tratos equivalentes quizá a tortura”.