• NOTICIAS
  • NOTICIAS

Llega munición estadounidense a Israel

En las últimas semanas ha llegado a Israel un ingente envío de municiones estadounidenses, según información revelada por Amnistía Internacional. La organización ha recibido informes según los cuales el carguero alemán Wehr Elbe, fletado y controlado por el Mando Naviero Militar estadounidense, atracó en el puerto israelí de Ashdod, a apenas 40 km al norte de Gaza por carretera, y descargó, según los informes, más de 300 contenedores.

El buque alemán partió de Estados Unidos rumbo a Israel el 20 de diciembre, una semana antes de que comenzaran los ataques israelíes contra Gaza. Transportaba 989 contenedores de municiones, cada uno de ellos de 6 metros de largo con un peso neto total estimado de 14.000 toneladas.

Al preguntársele por el Wehr Elbe, un portavoz del Pentágono confirmó a Amnistía Internacional que “la descarga del envío completo de municiones estadounidenses se completó con éxito en Ashdod [Israel] el 22 de marzo”. El portavoz manifestó que el envío iba destinado a un arsenal estadounidense ubicado previamente en Israel. Según un acuerdo establecido entre Estados Unidos e Israel, este último puede hacer uso de las municiones de este arsenal en caso de necesidad.

Algunos de los proyectiles artilleros de fósforo blanco que el pasado mes de enero las fuerzas israelíes dispararon contra áreas residenciales de Gaza densamente pobladas, y que mataron e hirieron a decenas de civiles palestinos, procedían de arsenales de fabricación estadounidense, como indica claramente la inscripción M825 A1 que aparecía en ellos. Otros proyectiles artilleros de fósforo blanco eran también de fabricación estadounidense, al igual que la inmensa mayoría de la restante munición que utilizaron las fuerzas israelíes para cometer graves violaciones del derecho internacional en el reciente conflicto en Gaza, que se prolongó durante tres semanas.

Otro funcionario estadounidense dijo a Amnistía Internacional que se está examinando el uso que hizo Israel de las armas estadounidenses durante el conflicto para determinar si fue acorde con la legislación estadounidense, pero que aún no se ha alcanzado ninguna conclusión.

Mientras, siguen muriendo civiles palestinos a causa de las heridas que sufrieron en los ataques israelíes de enero. Hace dos días, Ghada Abu Halima murió a causa de las heridas que le habían provocado las profundas quemaduras que sufrió en un ataque con fósforo blanco el 4 de enero. En el ataque murieron su suegro y cuatro hermanos menores, entre ellos una bebé de un año, y resultaron gravemente heridas la propia Ghada Abu Halima, su suegra y otros niños y niñas de la familia.

Amnistía Internacional ha manifestado que ese envío debía haber sido detenido, y que el hecho de que no se haya procedido a ello pone en duda si el presidente Obama actuará para impedir que Estados Unidos alimente nuevos ataques israelíes contra la población civil que puedan constituir crímenes de guerra, como los perpetrados en Gaza.

“Legal y moralmente, el gobierno del presidente Obama debería haber detenido este envío de armas estadounidenses, habida cuenta de la amplitud de pruebas que demuestran que las fuerzas israelíes han utilizado recientemente material y municiones militares de este tipo para cometer crímenes de guerra”, ha manifestado Brian Wood, responsable de la campaña de Amnistía Internacional Armas Bajo Control. “Los suministros de armas en estas circunstancias son contrarios a lo establecido por la ley estadounidense.”

“Existe un elevado riesgo de que el ejército israelí utilice las nuevas municiones para cometer nuevas violaciones del derecho internacional, como las cometidas durante la guerra de Gaza”, ha manifestado Brian Wood. “Estamos instando a todos los gobiernos a que dicten una suspensión general e inmediata de los suministros de armas tanto a Israel como a todos los grupos armados palestinos hasta que ya no exista un peligro sustancial de que se cometan violaciones graves de derechos humanos.”

Estados Unidos fue, con mucho, el mayor suministrador de armas a Israel entre 2004 y 2008. Además, está previsto que el gobierno estadounidense destine ayuda militar por valor de 30.000 millones de dólares a Israel.

Según una autoridad estadounidense, el presidente Obama no tiene planes de recortar los miles de millones de ayuda militar prometidos a Israel en virtud de un nuevo contrato de 10 años establecido en 2007 por el gobierno Bush, y que supone un aumento del 25 por ciento frente al último contrato acordado por el gobierno estadounidense anterior.

Amnistía Internacional ha informado detalladamente sobre los presuntos crímenes de guerra cometidos por las Fuerzas de Defensa de Israel y por los grupos armados palestinos en Gaza. El 15 de enero, la organización pidió a todos los gobiernos que suspendieran de inmediato las transferencias de armas a todas las partes del conflicto de Gaza para impedir que se cometieran nuevas violaciones utilizando las municiones y otros materiales militares transferidos.