• NOTICIAS

Empeora la crisis de desplazados en Pakistán con la extensión de los combates

Al menos 65.000 personas desplazadas precisan ya asistencia en su huida de los combates que libran los talibanes paquistaníes y las fuerzas del gobierno en el distrito del Bajo Dir, Provincia de la Frontera del Noroeste.

La ONG paquistaní Al Khidmat ha contado a Amnistía Internacional en Timergara, principal ciudad del Bajo Dir, que ha registrado al menos 65.000 personas desplazadas. Ha dicho que, al acabar, aparentemente, las operaciones al cabo de cuatro días, es el único grupo que presta asistencia a la población desplazada, sin ninguna ayuda del gobierno central.

Con anterioridad a estas últimas operaciones militares, medio millón de personas habían resultado desplazadas por los combates, según las cifras más recientes del ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados.

“No hay signos de que el gobierno central de Pakistán se haya preparado para el éxodo de civiles –ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía–. A medida que se extiendan las operaciones militares, probablemente a Swat a continuación, el gobierno tiene que garantizar que los civiles que huyan disponen de alimentos, cobijo y atención de la salud adecuados.” 

Mientras tanto, los talibanes paquistaníes han advertido por escrito a los periodistas de Timergara, Dir, de que tomarán represalias en su contra si insisten en publicar material contra ellos y contra el reglamento Nizam-e Adl que les ha dado el control administrativo de una amplia franja de la Provincia de la Frontera del Noroeste. Los talibanes han amenazado a los periodistas con juzgarlos ante tribunales islámicos, y hoy han llamado al club de prensa de Timergara amenazando con enviar un vehículo lleno de explosivos. 

“Las advertencias de los talibanes a los periodistas ponen de manifiesto su absoluto despreció por los derechos humanos –ha señalado Zarifi–. Los talibanes han puesto constantemente en peligro el bienestar de la población que vive bajo su control.”

El hospital de distrito de Timergara ha confirmado que han muerto un total de 13 civiles en los combates, ocho de ellos hoy: dos mujeres, un niño y cinco hombres (dos de los cuales eran profesores de enseñanza primaria).

Testigos presenciales han contado a Amnistía Internacional en Timergara que al menos 28 ó 30 casas han sido destruidas totalmente y decenas más han sufrido daños parciales.

Según testimonios de civiles recogidos por Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad han dicho a la población civil que abandone sus pueblos durante las operaciones. Los habitantes de la zona han informado del uso una vez más hoy de helicópteros de reconocimiento armados y artillería pesada, aunque los combates parecen haber terminado al final del día.

El miércoles, la mayoría de los negocios de Timergara secundaron una huelga general, y en varias localidades del Bajo Dir se celebraron manifestaciones contra las operaciones del ejército, a las que asistieron trabajadores locales y líderes de la mayoría de los principales partidos de Pakistán. La necesidad de prestar asistencia sistemática a la población desplazada es aún mayor, pues Amnistía Internacional ha observado que están empezando a salir civiles del vecino distrito de Buner, donde las fuerzas del gobierno han efectuado ataques de artillería y bombardeos aéreos.

Investigadores de Amnistía Internacional en la zona han observado la salida de centenares de civiles del distrito de Buner, donde hoy, hacia las cuatro de la tarde, el ejército paquistaní y unidades del Cuerpo de Fronteras han lanzado operaciones con aviones de combate y helicópteros de reconocimiento armados. Las fuerzas han avanzado desde Mardan por la zona conocida como Bakhshali, según nuestras fuentes en Buner.

A los distritos vecinos de Sawabi y Mardan están llegando millares de personas. Las fuerzas de seguridad han pedido a quienes abandonan la zona que no se desplacen en pequeños grupos, porque podrían ser atacados, ya que así es como avanzan los talibanes.

Se ha declarado el toque de queda en las principales localidades de la carretera principal desde Shehbaz Garaha hasta Ambela, Buner. Quienes se marchan de Buner en busca de lugares más seguros están teniendo problemas debido al toque de queda.