• NOTICIAS

Nuevas revelaciones sobre torturas de Estados Unidos evidencian la necesidad de una comisión de investigación independiente

Condoleezza Rice aprobó el uso del simulacro de ahogamiento en 2002, según la información publicada el miércoles 22 de abril por el Comité de Inteligencia del Senado estadounidense.

Esta información indica que, como Consejera de Seguridad Nacional del ex presidente George W. Bush, Condoleezza Rice autorizó verbalmente a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para que interrogase al presunto miembro de Al Qaeda Abu Zubaydah utilizando lo que se conoce como técnicas de interrogatorio “mejoradas” que incluyen, entre otras, el simulacro de ahogamiento.

La aprobación estaba sujeta a que el Departamento de Justicia determinase que los métodos de interrogatorio solicitados por la CIA eran legales.

Amnistía Internacional ha afirmado que ésta y otras informaciones que están apareciendo en relación con las prácticas de interrogatorio estadounidenses subrayan la necesidad de que se establezca una comisión de investigación independiente. El martes 21 de abril, tras ordenar la publicación de cuatro memorandos mantenidos hasta ahora en secreto sobre la aprobación y uso de las técnicas de interrogatorio “mejoradas”, el presidente Obama se mostró favorable a un proceso bipartidista en el Congreso para investigar las prácticas del pasado.

"Amnistía Internacional acoge con satisfacción la señal de apoyo del presidente Obama a una investigación bipartidista en el Congreso; nuestra organización hace tiempo que reclama el establecimiento de una comisión de investigación independiente”, afirmó Susan Lee, directora del Programa Regional para América de Amnistía Internacional. "La publicación de los ‘memorandos de la tortura’ la semana pasada fue un paso decidido hacia la rendición de cuentas real. Instamos al presidente Obama a que llegue hasta el final".

El presidente Obama también declaró el martes que correspondería al fiscal general de Estados Unidos determinar si deben emprenderse acciones judiciales contra las personas responsables del entramado legal que autorizó esos métodos.

"Hace tiempo que se reconoce que la tortura constituye una violación del derecho nacional e internacional. Amnistía Internacional ve con satisfacción que el presidente Obama haya admitido que se trata de un problema legal y no sólo de una decisión política, y pide que todos los responsables de torturas sean llevados ante la justicia”, afirmó Susan Lee.

La información sobre el papel desempeñado por Condoleezza Rice en julio de 2002 en relación con el interrogatorio de Abu Zubaydah se incluye en la explicación cronológica del informe del Comité de Inteligencia sobre cómo se concibió y aprobó en los niveles más altos del gobierno del presidente Bush el programa de interrogatorios con métodos de extrema dureza de la CIA.

La revelación se produce un día después de que el Comité del Senado sobre los Servicios Armados hiciera público un informe de 232 páginas que detalla los vínculos directos entre el programa de interrogatorios con métodos de extrema dureza de la CIA y los abusos contra detenidos en la prisión estadounidense de la Bahía de Guantánamo, Cuba, en Afganistán y en la prisión de Abu Ghraib, Irak. 

"Casi cada día, un nuevo informe, memorando, testimonio o relato individual viene a engrosar los indicios crecientes de que autoridades gubernamentales eludieron la prohibición absoluta de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes”, afirmó Susan Lee. “¿Cuántas pruebas se necesitan todavía para que los líderes de Estados Unidos actúen? Ya es hora de que se respete el derecho internacional y de exigir a las personas que rindan cuentas de sus actos”.

"Amnistía Internacional insta al presidente Obama y al Congreso estadounidense a que se establezca sin demora una comisión de investigación independiente con fuerza legal, poderes de citación y dotada de fondos adecuados para llevar a cabo una investigación exhaustiva e informar públicamente de la tortura y otros malos tratos a detenidos en el contexto de la ‘guera contra el terror’”.