• NOTICIAS

Defensores y defensoras de los derechos humanos en África admiten avances, pero siguen muy preocupados…

Los defensores y defensoras de los derechos humanos en África afirman que siguen muy preocupados por las amenazas y los actos de violencia física, acoso e intimidación que continúan sufriendo por llevar a cabo su trabajo.

La semana pasada, concretamente del 20 al 23 de abril, defensores y defensoras de los derechos humanos de 45 países africanos, junto con socios de todo el mundo, participaron en la Conferencia Panafricana de Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos organizada en Kampala por la Red de Defensores de los Derechos Humanos de África Oriental y el Cuerno de África. En la declaración final reconocen los logros alcanzados desde la celebración de la primera conferencia de estas características en Johannesburgo hace más de diez años.

Entre los avances figuran el nombramiento de un relator especial de la ONU y de un relator especial de la Unión Africana sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, la adopción por la ONU de una Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, la creación en África de redes regionales de defensores y defensoras de los derechos humanos y un aumento de la concienciación sobre el trabajo de éstos en todo el continente.

Sin embargo, en la reunión de Kampala se condenó también el elevado número de defensores y defensoras de los derechos humanos que han sido víctima de homicidios en sus esfuerzos por promover y proteger los derechos universales durante estos últimos diez años. En la declaración, asimismo, se pone de relieve una honda preocupación ante la persistencia de las violaciones de los derechos de los defensores y defensoras de los derechos humanos en las diversas regiones de África donde son objeto de manera sistemática de acoso, estigmatización, detenciones arbitrarias, juicios injustos, torturas e incluso homicidios.

Suscitan preocupación sobre todo las amenazas formuladas contra defensores y defensoras vulnerables de los derechos humanos, en especial mujeres, defensores que trabajan en zonas de conflicto armado y bajo regímenes opresores, periodistas, activistas de los derechos de las minorías y de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero e intesexuales (LGBTI).

En un discurso pronunciado en el foro de Kampala, el director del Programa Regional para África de Amnistía Internacional, Erwin van der Borght, se refirió a los numerosos avances conseguidos, como una mejor comunicación en los lugares donde los defensores y defensoras de los derechos humanos corren peligro, más oportunidades de los activistas para reunirse y un reforzamamiento de los mecanismos de proteccióna a escala regional e internacional.

Sin embargo, Van der Borght subrayó también que “la situación de los derechos humanos en numerosos países africanos sigue siendo precaria. Los gobiernos, de manera injustificada, continúan restringiendo el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica. Hay activistas que tienen que huir periódicamente de sus países porque peligra su seguridad y a algunos incluso los matan por el trabajo que realizan en el campo de los derechos humanos”.

Entre las peticiones formuladas en la reunión de Kampala figura un llamamiento a los gobiernos de África para que pongan fin de inmediato a los actos de acoso e intimidación, a las afrentas legislativas y a los ataques contra los defensores y defensoras de los derechos humanos. Se ha pedido t ambién que respeten la Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos y que garanticen la adecuación de la legislación nacional a sus obligaciones regionales e internacionales en materia de derechos humanos.