• NOTICIAS

Las autoridades saudíes mantienen detenidos en régimen de incomunicación a hombres y adolescentes chiíes

Al menos 10 miembros de la comunidad minoritaria chií de la Provincia Oriental de Arabia Saudí, entre ellos siete menores de edad, permanecen detenidos en régimen de incomunicación y corren peligro de sufrir torturas u otros malos tratos. Fueron detenidos este mes de marzo en relación con unas manifestaciones de protesta por la detención por las fuerzas de seguridad de chiíes que habían ido a visitar la tumba del profeta Mahoma a la ciudad de Medina, en el oeste de Arabia Saudí. El incidente comenzó cuando miembros del Comité para la Prevención del Vicio y la Promoción de la Virtud grabaron en vídeo a unas mujeres chiíes que habían ido a visitar la tumba en febrero. Este hecho provocó la ira de un grupo más numeroso de hombres y mujeres chiíes que visitaban también el lugar y que fueron a manifestarse ante las oficinas del Comité en Medina para exigir que se les entregara la grabación. La situación degeneró en una serie de enfrentamientos al agredir miembros del Comité a los manifestantes; algunos de éstos sufrieron lesiones, y al menos nueve fueron detenidos, si bien quedaron en libertad alrededor de una semana después. Según el ministro del Interior saudí, príncipe Naif bin 'Abdul 'Aziz Al-Saud, fueron detenidos también algunos miembros de la comunidad sunní. En Arabia Saudí no están permitidas las manifestaciones. Quienes desafían esta prohibición suelen ser recluidos en régimen de incomunicación, sin cargos, sin acceso a un tribunal ante el que impugnar la legalidad de su detención y corren el riesgo de ser torturados. Los seis menores –todos ellos de entre 14 y 16 años– fueron detenidos entre el 4 y el 8 de marzo por participar en una manifestación celebrada el 27 de febrero en Safwa, en la Provincia Oriental. Se hallan recluidos en un centro de menores de Al Jober. Según informes, a la mayoría se les han negado las visitas de sus familias. Al menos otros cuatro de las personas recluidas, entre ellos un menor de edad, fueron detenidas después de participar en algunas de las concentraciones que están teniendo lugar en Al ‘Awamiya, Provincia Oriental, desde el 19 de marzo. El objetivo de las concentraciones es protestar por una orden de detención dictada contra Sheikh Nimr Baqir al-Namr, destacado clérigo chií e imán de una mezquita de Al ‘Awamiya. Al parecer, el motivo de la orden de detención ha sido la actitud crítica del clérigo por las agresiones contra visitantes chiíes de la tumba del profeta Mahoma y la intolerancia religiosa general de que es objeto la comunidad chií de Arabia Saudí. Entre los detenidos se encuentra ‘Ali Ahmad al-Faraj, de 16 años, sobrino de Sheikh Nimr Baqir al-Namr, que fue detenido el 22 de marzo. Entre ellos figuran también Nouh ‘Ali Salih ‘Abdul Jabbar y Makki Al-‘Abbas, detenidos el 19 de marzo. Al parecer, sus familias desconocen su paradero. Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades saudíes que garanticen la protección de los detenidos contra torturas y otros malos tratos y que se les facilite acceso regular a sus familiares y abogados y toda la atención médica que necesiten. La organización ha pedido también a las autoridades que los pongan en liberad de inmediato y sin condiciones en el caso de que se encuentren detenidos únicamente por haber participado en manifestaciones pacíficas.