• NOTICIAS

Ocho imputados en represión malaisia de Internet

Las autoridades de Malaisia llevan una semana incrementando la represión contra los blogueros en Internet. Son ya ocho las personas acusadas formalmente por criticar en ese medio al sultán de Perak. El lunes 16 de marzo, el empresario Fuad Ariff Abdul Rashid y su esposa, la abogada Fatimah Maisurah Abdullah, fueron acusados formalmente de sendos cargos por el envío de comentarios críticos contra el sultán en el sitio web oficial del mandatario. El viernes previo se había llevado a cabo una “redada” de blogueros en todo el país que acabó con seis personas acusadas formalmente de delitos similares. Amnistía Internacional ha pedido al gobierno de Malaisia que retire todos los cargos que se han presentado contra los blogueros. Sam Zarifi, director del Programa Regional de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía, ha declarado: "Se trata de un tremendo golpe a la libertad de expresión en Malaisia y sienta un peligroso precedente para las personas que deseen expresar su opinión en Internet". Los cargos contra esas ocho personas se han presentado en un momento de creciente tensión en el estado de Perak en torno a la función de la monarquía, y en un contexto de acusaciones de que el gobierno está tratando de silenciar todo debate sobre esa cuestión. Malaisia es una  monarquía rotatoria, en la que los jefes de cada uno de los nueve estados hereditarios que componen el país ocupan el trono durante cinco años. Según Sam Zarifi: "Internet es una de las escasas vías que tiene la población de Malaisia para expresar su opinión de forma relativamente libre. Ahora parece que el gobierno quiere ampliar a la web las restricciones que ya existen sobre la libertad de prensa. Para un país que se proclama en la vanguardia de la tecnología de las comunicaciones, parece tratarse de un preocupante paso atrás." Según la Ley sobre Comunicaciones y Multimedia de Malaisia, los delitos que se han imputado se sancionan con multas de hasta 50.000 ringgits (13.600 dólares estadounidenses) o con penas de cárcel de hasta un año. Sin embargo, la propia Ley establece que ninguna de sus disposiciones podrá utilizarse para censurar Internet. Es la primera vez que se aplica esta ley para acusar a personas por comentarios colgados en Internet. De las seis personas contra las que se han presentado cargos la semana pasada, de momento una ya se ha declarado culpable y ha sido multada con 10.000 ringgits (2.720 dólares). Las otras siete se encuentran en espera de juicio tras quedar en libertad bajo fianza. Entretanto, Karpal Singh, abogado y parlamentario de la oposición, ha sido acusado de sedición por la amenaza de querellarse contra el sultán de Perak a causa de la crisis política que se vive en el estado de Perak. Singh ha denunciado que el sultán infringió la constitución del estado al promover la dimisión del primer ministro. Desde entonces, Karpal Singh ha recibido amenazas de muerte, y ha sido hostigado por jóvenes miembros de la Organización Nacional de Malaisia Unida, mayoritaria en la actual coalición de gobierno. No obstante, el abogado también ha recibido sólidas muestras de apoyo del Colegio de Abogados de Malaisia, que cuenta con 13.000 afiliados, y que ha defendido el derecho de Karpal Singh a hacer públicas su opiniones.