• NOTICIAS

Dirigente de la oposición liberado en Gambia

El viernes 20 de marzo se puso en libertad sin condiciones a un destacado dirigente de la oposición gambiana, detenido el 8 de marzo y acusado después de sedición y espionaje. Halifa Sallah había sido detenido al parecer por unos artículos que había escrito para Foroyya, principal periódico de la oposición, en los que afirmaba que hechiceros acompañados de miembros del ejército, la policía y el Servicio Nacional de Información, cuerpo al que pertenecen también los “chicos verdes” (guardia personal del presidente gambiano, Yahya Jammeh) estaban procediendo a identificar a presuntos brujos. Tras agredirlos, detenerlos y recluirlos en la hacienda del presidente en Kanilai, a los presuntos brujos se los obligaba a tomar brebajes supuestamente capaces de determinar si lo eran realidad. Luego se los obligaba a confesar que eran brujos. En algunos casos se les propinaban también brutales palizas hasta casi matarlos. Al parecer, la detención de Halifa Sallah se debió también a que había escrito al Consejo de Seguridad Nacional de Gambia pidiendo el cese de estas acciones, que calificaba de “flagrantes violaciones de derechos humanos y de la intimidad de los gambianos”. Amnistía Internacional había expresado su preocupación por la posibilidad de que el Sr. Sallah corriera peligro de sufrir torturas o malos tratos y fuera juzgado sin las debidas garantías. Estaba previsto que volviera a comparecer ante las autoridades judiciales el 25 de marzo. Halifa Sallah es el líder de la minoría en la Asamblea Nacional y ha sido miembro del Parlamento Panafricano. Es secretario general de la Organización Democrática Popular por la Independencia y el Socialismo y coordinador de la Alianza Nacional para la Democracia y el Desarrollo. Fue candidato en las elecciones presidenciales celebradas en Gambia en 2006. Tras ser detenido el 8 de marzo en su domicilio de Serrekunda, barrio situado en la periferia de la capital, Banjul, Halifa Sallah fue conducido a la comisaría de la zona por cinco policías vestidos de civil. El 9 de marzo fue trasladado a la comisaria del vecino barrio de Yundung y al día siguiente a una de Banjul. El 11 de marzo, el tribunal de primera instancia de Brikama, tras acusarlo de sedición y espionaje, decretó su internamiento en la sección de presos preventivos de Mile II, la Prisión Central de Gambia. Tras la detención de Halifa Sallah, según los informes, se trasladó a Kanilai a varios centenares de personas de la localidad de Sintet después de ser detenidas y recluidas ilegalmente por miembros del ejército, la policía y el Servicio Nacional de Información. Se tiene noticia de que dos murieron por complicaciones renales poco después de ser puestas en libertad. En Gambia, periodistas y miembros de la oposición son a menudo víctima de actos de acoso, detenciones y reclusiones ilegales y desapariciones forzadas.