• NOTICIAS

Bloguero egipcio en detención incomunicada puede sufrir tortura

Se cree que un estudiante que vertió críticas en su blog sobre la política de Egipto en la cuestiónde la Franja de Gaza se encuentra sometido a régimen de incomunicación bajo custodia del Departamento de Investigaciones de la Seguridad del Estado (SSI) y que corre peligro de sufrir tortura desde que lo detuvieron el pasado 6 de febrero. Las autoridades egipcias todavía no han revelado el paradero del joven de 23 años Dia' el Din Gad, pese a las peticiones de información de su familia y representación letrada ante el ministerio del Interior y la Fiscalía. El joven bloguero había denunciado la actitud del presidente Mubarak y las autoridades egipcias con respecto al suministro de ayuda humanitaria a la población palestina de Gaza. “Dia’ el Din Gad simplemente ha desaparecido desde su detención hace dos semanas, lo que está provocando una terrible angustia a su madre y suscita un temor cada vez mayor de tortura y desaparición forzada”, dijo Amnistía Internacional. Cuando lo detuvieron, Dia’ el Din Gad acaba de llegar a su casa, en la ciudad de Qotour, cerca de la ciudad de Tanta, al norte de El Cairo, tras la oración del viernes. Salió a llamar por teléfono y ese momento fue detenido por agentes del SSI, que lo golpearon mientras él gritaba llamando a su madre. La madre de Dia' el Din Gad contó a Amnistía Internacional que éste sufre a menudo ataques de pánico que le dificultan la respiración. Tiene también problemas para caminar y para doblar una de las rodillas, debido a lesiones que sufrió en la infancia. Toma calmantes y otros medicamentos, que no llevaba encima cuando lo detuvieron. En su blog, Sout Ghadeb (“Voz enojada”), Dia' el Din Gad escribió opiniones críticas con la política egipcia sobre Gaza –incluidas las restricciones de la ayuda humanitaria enviada allí a través de Egipto- y, posteriormente, sobre la detención, el 4 de febrero, de Ahmed Doma, destacado miembro del movimiento juvenil de desobediencia civil Movimiento Popular para Liberar Egipto (conocido comúnmente como Ghadeboun – "estamos enojados"). También se refirió al presidente Hosni Mubarak como "Ehud Mubarak" –en alusión al ministro israelí de Defensa, Ehud Barak-. Según activistas locales, días antes de su detención Dia' el Din Gad había participado en manifestaciones organizadas por el partido de oposición liberal Wafd en El Cairo en solidaridad con la población de Gaza. Amnistía Internacional ha instado a las autoridades egipcias a revelar de inmediato el paradero de Dia' el Din Gad’s, a garantizar que no se lo tortura ni se lo somete a otros malos tratos, y a permitirle el acceso a representación letrada de su elección, a su familia y a la atención médica que pueda necesitar. "Las autoridades egipcias deben poner en libertad a Dia' el Din Gad de forma inmediata y sin condiciones, a menos que se lo acuse de un delito común reconocible, declaró Amnistía Internacional–. Parece ser un preso de conciencia, detenido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión y asociación." Lo que le ha sucedido a Dia’ el-Din Gad es uno más de una serie de intentos de las autoridades egipcias para silenciar las voces críticas con su política con respecto a Gaza. En los últimos meses, las autoridades egipcias han arrestado, detenido y juzgado a personas críticas con la postura del gobierno sobre Gaza, entre ellas centenares de miembros de la Hermandad Musulmana por organizar protestas y blogueros y jóvenes activistas por sus escritos. Asimismo, han juzgado a otras personas ante tribunales militares, acusadas de haber cruzado la frontera oriental de Egipto de manera ilegal. El bloguero Philip Rizk, de doble nacionalidad egipcia y alemana, fue detenido por agentes del SSI el 6 de febrero en una marcha de solidaridad con Gaza. Pasó cuatro días recluido en paradero desconocido y fue sometido a repetidos interrogatorios, por ejemplo sobre su relación con Dia el-Din Gad y sus cuentas de correo electrónico y contraseñas. Quedó en libertad sin cargos y se cancelaron todas sus cuentas de correo y blogs, que siguen inhabilitados. El autor de otro blog, Mohamed Adel, fue detenido el 20 de noviembre y estuvo recluido en régimen de incomunicación durante casi un mes. Sigue detenido y la fiscalía de la Seguridad del Estado lo está investigando, porque se lo acusa de pertenecer a grupo ilegal Hermandad Musulmana y de intentar de cruzar ilegalmente la frontera de Egipto para entrar en Gaza. Si se presentan cargos, se lo juzgaría ante un tribunal de excepción, conocidos por negar a los imputados el derecho a recurrir y cuyos procesos distan mucho de cumplir las normas internacionales sobre juicios justos. Varios centenares de miembros de la Hermandad Musulmana permanecen detenidos sin cargos ni juicio desde que se los detuviera en una marcha de solidaridad con Gaza en diciembre de 2008. El 10 de febrero de 2009, un tribunal militar condenó a Ahmed Doma a un año de prisión y a pagar una multa de de 2.000 libras egipcias (365 dólares estadounidenses), junto con Ahmed Kamal Abdel Aal. Ambos habían sido declarados culpables de cruzar ilegalmente la frontera oriental de Egipto para entrar en Gaza. Mientras parece que Ahmed Doma entró sí en la Franja de Gaza durante la campaña militar israelí y regresó después, al parecer Ahmed Kamal Abdel Aal fue detenido en Rafah por sospecharse que intentaba entrar en la Franja. El 11 de febrero de 2009, Magdy Hussein, secretario general del suspendido partido del Trabajo, fue condenado por un tribunal militar a dos años de prisión y a pagar una multa de 5.000 libras egipcias (912 dólares) por el mismo cargo. El tribunal restringió el acceso a la sala y sólo permitió entrar a cuatro abogados. Amnistía Internacional se opone sin excepción a que se juzgue a la población civil en tribunales militares y ha pedido reiteradamente a las autoridades egipcias que ponga fin a esas prácticas. Los juicios de civiles en tribunales militares en Egipto incumplen abiertamente las normas internacionales sobre justicia procesal “Las recientes oleadas de detenciones y enjuiciamientos apuntan a que las autoridades de Egipto consideraban intolerables las críticas sobre la política del país en el asunto de Gaza y que cualquiera que se atreva a verter críticas se expone a detención arbitraria, tortura o juicio injusto”, añadió Amnistía Internacional.