©Amnesty International

¡Es Mi Cuerpo! on camera

Hace cinco años Amnistía Internacional puso en marcha ¡Es Mi Cuerpo!, un programa para apoyar a jóvenes activistas en Argentina, Chile y Perú en mejorar sus conocimientos sobre los derechos sexuales y reproductivos, y formar una nueva generación de activistas que tuvieran las capacidades y herramientas para participar en los debates que llevan a la toma de decisiones sobre elles mismes.

La creatividad, la educación entre pares y el jovencentrismo han sido los enfoques que han marcado este programa.

Como parte final del programa Amnistía Internacional ha pedido a los grupos de activistas de cada país que reflejen sobre el impacto que el programa ha tenido en sus vidas. Respetando el enfoque clave del programa, según lo cual les jóvenes son les líderes de todas las actividades, esta etapa de evaluación se condujo de manera participativa y creativa. El plan fue de empoderar les jóvenes para la creación de una pieza audiovisual en la cual puedan expresar sus aprendizajes para contar una historia desde sus perspectivas y experiencias, en el lenguaje creativo preferido. Para ello, Amnistía ha trabajado con La Combi – Arte Rodeante, que es una casa de producción de vídeo especializada en la creación de materiales audiovisuales participativos. “La realización de piezas audiovisuales participativas permite a las y los creadores documentar sus ideas desde su propio punto de vista. El proceso audiovisual se convierte en una herramienta muy poderosa que permite la expresión colectiva, y durante el mismo se generan aprendizajes y reflexiones. El enfoque de trabajo horizontal permite, además, que se estrechen los vínculos entre les jóvenes realizadores” dice Carolina Martín de Ramón, Co-directora de La Combi – Arte Rodeante.

El equipo de facilitación de los talleres ha guiado a les activistas en el proceso de definición y escritura de un guión, con el objetivo de darles las herramientas que les permitan poner sus ideas ante la cámara sin influir en la elección de la historia o el tema. Les jóvenes activistas de los tres países han también recibido los conocimientos técnicos necesarios para grabar su propio vídeo y editar la producción final, que les ha permitido contar una historia de su elección con sus propias palabras.

Les jóvenes de Argentina, Chile y Perú se enfrentan a barreras y problemáticas similares en los tres países que aún no permiten hablar abiertamente sobre los derechos sexuales y reproductivos de les jóvenes, limitan la implementación de una educación sexual integrada y neutral en las escuelas y al final la falta de políticas adecuadas en el tema acentúan más esta problemática. Sin embargo, los tres países tienen historias, tradiciones y contextos políticos diferentes, que se reflejan en los vídeos que han producido. << Cuando abrimos el proceso de producción de vídeo para hacerlo completamente participativo, no sabíamos qué íbamos a recibir de les activistas. Ha sido muy interesante como han desarrollado historias íntimas y sobre sus caminos y crecimientos personales de una manera tan artística, de acuerdo con sus diferencias, pero fieles a lo que son, sus perfiles y según el impacto de ¡Es Mi Cuerpo!>> dice Imke van der Velde, Coordinadora Regional de Educación por Amnistía Internacional sobre el proceso de producción de los videos.

Argentina

El vídeo del grupo activista de Argentina se centra en el viaje personal que el proyecto les ha inspirado. Les jóvenes tienen preguntas que a menudo quedan sin respuesta, pero se dan cuenta del contraste estridente de su realidad. Aunque adoptar una postura pasiva es una posibilidad, el vídeo termina con la demostración que otro camino existe, a través del involucramiento personal y el rol de activista.

<<En el video que creamos, decidimos mostrar el proceso interno de involucrarse en la militancia por los derechos humanos, reuniendo las etapas de un proceso que vivimos todas las tres jóvenes que trabajamos en este proyecto creativo>> Noe, activista de Argentina.

Chile

Les jóvenes chilenes que están detrás del vídeo se han centrado en un viaje de autodescubrimiento más personal e íntimo. El vídeo habla de la cruda desazón por la que pasan los jóvenes al crecer. ¿Quién no se ha sentido desubicado alguna vez en su vida? ¿Cómo dar a los jóvenes las respuestas adecuadas? Pero la incomodidad les obliga a tomar una decisión y la elección es transformar el miedo en poder y reclamar lo que necesitan para ser ciudadanes conscientes y comprometides: información, libertad y poder de decisión.

Peru

Este vídeo, producido por un grupo de jóvenes heterogéneo de distintas partes del país, tiene un tono diferente y habla de la implicación directa del no tener información sobre los derechos sexuales y reproductivos. ¿La causa? Una cultura que aún no está preparada para responder a preguntas básicas frente a la realidad de una joven que se está descubriendo a sí misma y que quiere vivir plenamente su relación sentimental y sexual. << En nuestro microvideo queremos representar la realidad de lo que sucede. En el Perú hay una tasa muy alta de embarazo de adolescentes, y esto pasa por falta de información. Muchas personas que conozco, amigas y compañeras, han salido embarazadas. En la escuela no nos hablan de este tema que es muy importante.>> Katherina, activista de Perú.

Los tres vídeos son muy diferentes en sus personajes, lenguaje y estilo. Son productos de les jóvenes y de su distintos contextos culturales – y a veces de su rebeldía ante ellos – y reflejan las inquietudes y preocupaciones, así como las ideas de cambio que tienen les jóvenes y que seguirán influenciándoles y guiándoles más allá del proyecto.

Desde la cultura de género, pasando por el embarazo juvenil, hasta el cambio climático y la violencia sexual y de género, estos vídeos reflejan temas actuales y vitales para les jóvenes, y muestran activistas que están listes y capaz, y con voluntad y la disposición para tomar un rol activo en los debates para motivar y generar cambios sociales y culturales en sus países.

El programa ¡Es Mi Cuerpo! ha sido financiado por la organización noruega Operación Un Día de Trabajo